•  |
  •  |
  • END

Si bien es cierto que las medidas de seguridad que ha implementado la Policía Nacional en los puntos de venta de pólvora en la capital han sido calificadas como “positivas”, en el sentido de que no se produjeron incendios, ni personas quemadas este siete de diciembre, para los vendedores de productos pirotécnicos significó una baja en las ventas de hasta el 50 por ciento con relación al año anterior, pues “la gente tiene miedo a que le decomisen el producto”, según dijeron varios comerciantes.

Efraín Fletes y Norberto Flores, ambos comerciantes de pólvora del parque Bartolomé, comentaron que es cierto que las medidas implementadas por la Policía ha provocado menos incidentes en la población, sin embargo, ha repercutido en la venta de productos pirotécnicos, a tal punto que hasta se ha bajado en un 50 por ciento con relación a años anteriores.

Flores se mostró preocupado, ya que teme que esta situación se pueda repetir el 24 y 31 de diciembre, pero lo que más le agobia es que de los 2 mil 500 dólares que invirtió en productos pirotécnicos no puedan ser recuperados, pues según él, hizo varios préstamos a diferentes instituciones para poder invertir esa cantidad.

Natalia Pérez, vendedora de pólvora del puesto Paseo Tiscapa, refirió que la gente tiene miedo de comprar más producto, porque la Policía se lo puede incautar, pero dijo tener la esperanza de que para “la tirazón de la Navidad y Año Nuevo las ventas mejoren”.

Nelson Blanco, vendedor de productos pirotécnicos en el puesto ubicado en el costado norte del Ministerio del Trabajo, calificó las ventas de buenas, a pesar que compartió la opinión de los comerciantes de pólvora de que las ventas han bajado con relación al año anterior. “las ventas han estado buenas, aunque el año pasado estuvieron excelentes”, expresó Blanco.

Y es que según Alonso Sevilla, jefe de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, esa institución distribuyó a 10 mil efectivos a lo largo del país para prevenir cualquier tipo de incidentes, por lo que hasta ayer no se reportaban ni muertos ni quemados por juegos pirotécnicos.

Los vendedores también aseguraron cumplir con las normas establecidas por la Policía al mostrar sus respectivos extinguidores de fuego, un barril de agua, rótulos que indican “No fumar”, mantienen arena cerca, no venden a niños, niñas o adolescentes, ni tampoco a personas que andan en estado de ebriedad.