Ernesto García
  •  |
  •  |
  • END

Con derechos políticos y civiles conculcados por el partido de gobierno, Nicaragua se apresta a conmemorar hoy el 60 Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Lo anterior es la opinión del activista de los Derechos Humanos, Gonzalo Carrión, consultado por EL NUEVO DIARIO, al recordar hoy ese acontecimiento histórico para la humanidad. El 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas, ONU, aprobó la resolución 217, conocida como la Carta Universal de los Derechos Humanos que consta de 30 artículos.

Gonzalo Carrión, Director Ejecutivo del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, dijo que esta fecha encuentra al gobierno del presidente Daniel Ortega aplazado en lo que refiere al respeto de los derechos políticos y civiles de los ciudadanos. A diferencia de los tres gobiernos que le antecedieron, el actual, aunque muestra un poco más de sensibilidad ante los problemas económicos y sociales de la población, por el contrario, le impide el ejercer otros derechos políticos y civiles, como la libertad de manifestarse u organizarse y de elegir y ser electo, señaló Carrión.

“No basta conque la Policía autorice una marcha, si no se garantiza que ese derecho no será perturbado por otra parte de la población que pertenece a las estructuras paragubernamentales y parapartidarias”, explicó el dirigente del Cenidh.

Carrión recordó cómo el pasado 20 de septiembre una manifestación del Movimiento Renovador Sandinista, MRS, en León, no se pudo realizar porque turbas orteguitas lo impidieron.

Igual situación se volvió a repetir en esa ciudad y en Managua, donde la oposición fue impedida de marchar para protestar por el fraude electoral del pasado 9 de noviembre.

Peor que Alemán
Gonzalo Carrión destacó que durante este año el gobierno arremetió contra los Organismos No gubernamentales, ONG, y contra los medios de comunicación.

Asimismo, afirmó que el Gobierno de Daniel Ortega ha tenido una actitud hostil hacia el Cenidh, peor que la del ex presidente Arnoldo Alemán, quien durante su Administración acusó a la presidenta de ese organismo defensor de los Derechos Humanos de ser miembro de una banda de criminales conocida como Frente Unido Andrés Castro, FUAC.

“Ni siquiera durante la Administración del corrupto de Arnoldo Alemán estuvo bajo tanto riesgo nuestro trabajo como en el actual gobierno”, enfatizó Carrión.

CSE en la misma línea
El Consejo Supremo Electoral, CSE, también aparece entre las instituciones del Estado que han conculcado los derechos civiles de los ciudadanos.

El 60 Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el CSE carga con la mancha de haber realizado elecciones municipales señaladas de fraudulentas por diversos sectores, haber cancelado comicios en la Región Autónoma del Atlántico Norte y cancelado de manera irregular la personería jurídica del Movimiento Renovador Sandinista y del Partido Conservador, concluyó Carrión.