AFP
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los primeros cinco cadáveres de 15 nicaragüenses asesinados y calcinados el pasado 8 de noviembre, en una carretera al este de la capital guatemalteca, fueron estregados a sus familiares y repatriados a su país, informó una fuente diplomática.

Funcionarios del Instituto Nacional de Ciencias Forenses de Guatemala, Inacif, entregaron los cadáveres al embajador nicaragüense en este país, Silvio Mora, los cuales fueron trasladados a la sede diplomática, en la periferia sur de la capital, donde se ofició una misa de cuerpo presente.

Mora explicó a periodistas que el retraso en la entrega de los cadáveres obedeció a que se tuvieron que practicar pruebas de ADN a familiares para identificar plenamente a los fallecidos.

Los cuerpos entregados, según se informó, corresponden a los de los hermanos José Miguel y María Rivera Martínez, Brenda Lorena Blandón Hernández, Esman Alberto Aguilar y Manuel Antonio Ortega.

Fallecidos eran comerciantes

El diplomático aseguró que los fallecidos eran comerciantes nicaragüenses que venían a Guatemala a comprar ropa, calzado, juguetes y artesanías para revender en su país. Ahora los nicaragüenses tienen miedo de viajar vía terrestre a Guatemala debido a la tragedia, dijo el diplomático.

"Mucha gente que antes se venía por tierra lo está haciendo por avión porque tiene miedo y me parece a mí que tienen razón porque ocurren cosas y uno tiene que ser precavido", agregó.

"Nosotros no podemos decirles que no vengan porque somos un país pobre, que no tenemos la capacidad de tener una gran cantidad de empleos para que se queden allá trabajando y no salgan de las fronteras", puntualizó Mora.

El resto de los cadáveres serán entregados a principios del próximo año, informaron las autoridades guatemaltecas.

El hecho violento, en el que murió también un holandés, se registró la noche del 8 de noviembre en la aldea La Reforma hacia La Fragua, Zacapa, unos 140 km al este de la capital guatemalteca.