•  |
  •  |

El Gobierno busca hacer uso de los depósitos de almacenamiento de la compañía estadounidense Esso Standard Oil (ESSO), propietaria de la única refinería en este país, para importar, almacenar y procesar el petróleo procedente de Venezuela. Así lo informó el martes el asesor económico de la Presidencia, Bayardo Arce, en un programa de opinión de la televisión local.

Arce dijo que la propuesta de "nacionalizar" la importación de petróleo hecha por el presidente Daniel Ortega no es más que una copia de lo ejecutado por el gobernante hondureño, Manuel Zelaya, a inicios de este año.

Recordó que Zelaya, en enero pasado, mediante decreto, decidió hacer uso, en Honduras, de los depósitos de almacenamiento de las empresas petroleras nacionales y extranjeras.

Ese decreto establece que el Estado hondureño "ejercerá su derecho contractual de utilizar las terminales de almacenamiento de los combustibles con fines de utilidad pública, de las compañías distribuidoras de petróleo instaladas en el país, mediante el pago de un justiprecio". "Eso mismo nos hemos planteado nosotros", reafirmó el funcionario nicaragüense.

Respuesta positiva

Arce señaló, sin embargo, que en las negociaciones con ejecutivos de la ESSO "ya hemos comenzado a recibir respuesta positiva" a esa propuesta, aunque no dio mayores detalles.

Ortega dijo anoche que sólo falta "afinar" ciertos "detalles", que no precisó, para que el país pueda recibir diez millones de barriles de petróleo anuales desde Venezuela en las instalaciones de ESSO.

Reafirmó que, de alcanzar ese acuerdo, Nicaragua recibiría a partir del próximo año esa cantidad de petróleo y no dos millones de barriles de crudo, que recibieron durante este año por falta de almacenes.

El Gobierno ha propuesto a la compañía estadounidense que permita la importación, almacenaje y refinación de todo el crudo que se traiga desde Venezuela.

Nacionalizar la importación de petróleo

Ortega, aunque ha usado el término de "nacionalizar la importación de petróleo", ha dicho que la propuesta no significa que van "a confiscar o a expropiar a la refinería" ESSO, sino que procese todo el crudo importado de Venezuela para paliar la crisis energética que sufre esta nación centroamericana.

El Gobierno, sin embargo, aún no explica los beneficios que ofrecen a la trasnacional estadounidense, aunque ha reiterado que no afectarán los intereses de la petrolera en sus operaciones de comercialización ni de refinamiento.

La propuesta "no significa nacionalizar la refinería, ni la ESSO, ni la comercialización", reafirmó el asesor presidencial.

El acuerdo petrolero con Venezuela establece un suministro anual de hasta diez millones de barriles, pero este año solo llegaron dos millones de barriles por la falta de capacidad de almacenamiento.

Nicaragua paga el 50 por ciento del petróleo a un plazo de 90 días y el resto a 25 años, con dos años de gracia y a uno por ciento de interés.

La ESSO es la única compañía en Nicaragua que posee una refinería de petróleo y tanques para su almacenamiento en grandes cantidades.

Los dos millones de barriles de petróleo venezolano que se han importado durante este año han sido almacenados en los tanques de la estatal Petróleos de Nicaragua (Petronic).

Solamente en una ocasión, en agosto pasado, se ocuparon siete depósitos de la ESSO, donde almacenaron 120 mil barriles de combustibles, que fueron previamente embargados por el Gobierno bajo una supuesta deuda tributaria, que ya cesó.

Ortega había acusado a la compañía estadounidense de no cooperar en la solución al problema energético del país al negarse a refinar el petróleo venezolano y a prestar sus tanques para almacenarlo, tal como, según ha dicho, sí lo hizo durante el primer gobierno sandinista (1979-1990).