Edgard Barberena
  •  |
  •  |
  • END

El alcalde Dionisio Marenco recomendó ayer recontar los votos de las pasadas elecciones municipales para destrabar el empantanamiento a que se ha sido sometida la Asamblea Nacional, mientras el cardenal Miguel Obando pareció hablar de otro país, cuando le interrogaron sobre los cuestionados comicios arbitrados por su colaborador cercano, Roberto Rivas Reyes.

Obando, quien ocupa un alto cargo en el gobierno, lució su sempiterno lenguaje sibilino cuando quiere evadir temas espinosos: “Bueno, eso es cuestión de dialogar y ponerse de acuerdo, porque sabemos que hay unos que quieren el recuento y hay otros que no están de acuerdo, es necesario sentarse a dialogar”.

El jefe de la comuna capitalina dijo que deben negociar, “porque si no, se les va a trabar todo en la Asamblea Nacional y eso es peligroso, ya que hay muchas leyes del país a la espera de ser aprobadas para así poder obtener más recursos”.

Estimó que una negociación debe “buscar la verdad y que la gente quede tranquila, porque de lo contrario todo mundo queda molesto y así no se puede gobernar, y habría un problema de gobernabilidad”.


Al alcalde le hicieron una pregunta casi filosófica: Pero en este caso, ¿cuál sería la verdad, porque todo es relativo?
“Lo relativo son los votos y hay que contarlos, y que te salga lo que te salga”, añadió el jefe de la gobernatura capitalina.

Estimó que mientras no se aclare lo de los votos (de los comicios municipales) siempre habrá protestas diciendo que les robaron los votos, que contaron mal, y, por lo consiguiente, siempre habrá dudas. “Hay que enseñar los papeles (las boletas y actas) porque son públicos”, añadió el ingeniero Marenco, después de inaugurar obras de infraestructura en la capital.


“Se asesinó a la fe pública”

Mientras tanto, el ex vicepresidente de la República, doctor José Rizo --quien ayer le hizo una visita de cortesía a Jaime Morales Carazo--, dijo que “los señores diputados tienen que buscar el entendimiento entre ellos, pero ese entendimiento no puede darse en montarse sobre cadáveres, porque aquí se ha asesinado la fe pública y la democracia a través del gran fraude electoral que hubo”.

“No se puede seguir adelante si no se resuelve, previamente, este asunto del gran fraude que ha despertado un rechazo generalizado en la población”, dijo Rizo, quien es del criterio que mientras no se aclare el asunto, jamás se le va a dar legitimidad a las autoridades municipales que van asumir en enero próximo”.


El Cardenal dora la píldora
Una posición sin compromisos con nadie pareció dar a conocer ayer el cardenal Miguel Obando, cuando los periodistas le preguntaron sobre el tema --durante la inauguración del segundo tramo de la pista capitalina que lleva su nombre--, cuando dijo: “Ya sabemos que unos están contentos y otros no (por los resultados electorales), y ahora la misma Asamblea Nacional está dividida”.

“Ojalá que los padres de la Patria puedan entenderse para que los problemas se solucionen y pueda aprobarse el Presupuesto de la República y también las ayudas que nos van a dar, porque Nicaragua es un país pobre que necesita esas ayudas para salir adelante”.

Con respecto al llamado que ha hecho la Conferencia Episcopal de Nicaragua de que debe haber un recuento de votos, Obando y Bravo doró la píldora y dijo: “Bueno, eso es cuestión de dialogar y ponerse de acuerdo, porque sabemos que hay unos que quieren el recuento y hay otros que no están de acuerdo, es necesario sentarse a dialogar”, dijo.

¿Pero qué debe incluirse en ese diálogo que usted plantea?, le volvieron a preguntar al prelado, quien expresó: “Bueno, lo primordial es que en este momento la Asamblea Nacional comience a trabajar y aprobar el presupuesto y los préstamos…”.