•  |
  •  |
  • END

Los maestros de las escuelas parroquiales recibirán el salario que les retenía el Ministerio de Educación, correspondientes a noviembre, diciembre y aguinaldo, el cual equivale a once millones de córdobas. Luego de una reunión con el titular de Educación, el vicario de Educación de la Iglesia Católica, monseñor Eyleen Castro confirmó que los docentes recibirán sus pagos.

Los sacerdotes y educadores que esperaban frente al despacho del ministro, Miguel De Castilla, expresaron que esta acción era una pasada de cuenta a los obispos, quienes han realizado fuertes críticas al gobierno de Daniel Ortega.

El sacerdote Julio Arana, director de la escuela parroquial de San Judas, expresó que desde la visita de monseñor Jorge Solórzano a Alemania, en septiembre, se denunció que la subvención en los centros confesionales peligraba.

“No pueden negar que es una pasada de cuenta del gobierno y del ministro por los fraudes que han cometido. Con esta actitud pretenden dañar a la Iglesia, pero los principales perjudicados son los maestros y alumnos”, dijo.

Subvención utilizada ante emergencias
El director del centro parroquial Cristo del Rosario, el sacerdote Aureliano Odeowd, lamentó que De Castilla utilizara el fondo asignado a las escuelas subvencionadas y dejara a más de dos mil maestros en la incertidumbre.

“Los diputados aprobaron este año 15 millones de córdobas para la subvención de las escuelas parroquiales, dinero que fue utilizado para otro fin, dijo Odeowd. Por su parte, monseñor Castro explicó que De Castilla destinó este presupuesto ante las emergencias en las escuelas rurales.

“Estos son presupuestos de transferencia, y por eso el ministro De Castilla los utilizó para hacer nuevas contrataciones en las zonas rurales. El ministro no profundizó sobre el tema, pero afirmó que el dinero ya fue depositado”, dijo el clérigo.

El titular de Educación, quien se dirigía a una reunión, no brindó declaraciones sobre la utilización de este presupuesto asignado a los centros confesionales. Según monseñor Castro, De Castilla utilizará fondos propios para pagarles a los maestros de las escuelas parroquiales, lo cual dejará en cero a esta institución del Estado.

Iglesia buscará fondos
El vicario de Educación de la Iglesia Católica expresó que los centros católicos son subvencionados desde los años 80, y desde entonces ha sido una lucha para que el Ministerio de Educación entregue el dinero.

Monseñor Castro agregó que este año fue uno de los más duros para estos centros, y con el fin de evitar estas situaciones la Iglesia gestionará fondos a través de la cooperación, para así garantizar el salario a más de dos mil educadores.

“Sabemos que la educación es una obligación del Estado, y la Iglesia lo que brinda es un apoyo, sin embargo, no podemos abandonar a los miles de niños pobres que estudian en nuestros centros escolares y que reciben enseñanza de calidad”, concluyó monseñor Castro.