•  |
  •  |
  • END

La Cuenta Reto del Milenio (CRM), el millonario programa de asistencia económica que recibe Nicaragua de Estados Unidos para la ejecución de proyectos de desarrollo en los departamentos de León y Chinandega, no fue cancelada este jueves de manera definitiva, pero permanecerá suspendida por los próximos 90 días, informaron fuentes oficiales del gobierno.

El vicepresidente Jaime Morales Carazo recibió este jueves una llamada del embajador estadounidense en Managua, Robert Callahan, quien le informó la decisión en Washington de otorgar una prórroga de tres meses antes de que el tema sea sometido a una nueva evaluación, lo que representa un alivio para miles de beneficiarios de los municipios del Occidente del país.

El estado de suspensión del programa implica que los desembolsos y proyectos ya aprobados, seguirán funcionando con normalidad. Pero todavía queda pendiente la aprobación de ejecución de unos 64 millones de dólares, cuando el programa, de cinco años de duración, ya ha alcanzado los primeros dos años y medio de desarrollo.

La gestión de Santos
Fuentes vinculadas con el tema, afirmaron que la gestión hecha por el canciller Samuel Santos López en Washington, ante miembros del Congreso de Estados Unidos y ante funcionarios de la Administración saliente del presidente George W. Bush, y del equipo del presidente electo Barack Obama, fue el factor determinante para lograr este “compás de espera”.

El mismo canciller Santos afirmó a EL NUEVO DIARIO, a su regreso a Managua la noche de ayer: “Yo percibí que tuve receptividad”.

De haberse cancelado la CRM ayer, habrían quedado sin ejecutarse unos 64 millones de dólares en los tres módulos que abarca el programa.

En infraestructura vial no se rehabilitarían las carreteras: Nejapa-Izapa, de unos 68 kms; y no se asfaltarían los caminos rurales de La Paz Centro-Malpaisillo y Malpaisillo-Villa 15 de Julio.

En el proyecto de regularización de la propiedad no se resolvería la situación legal de 39 mil 917 parcelas.

Y en el proyecto de negocios rurales, terminaría la asistencia a mil 589 productores agrícolas, ganaderos, forestales, de hortalizas y otros, previstos a apoyar en los próximos años. Además no se reforestarían 7 mil 500 manzanas con especies maderables, frutales y energéticas.

Del total de 175 millones que Estados Unidos otorgaría a Nicaragua con la CRM, se han ejecutado 111 millones, según datos oficiales.

El vicepresidente Jaime Morales Carazo calificó como un paso muy acertado la decisión tomada en Washington, de no cancelar la Cuenta Reto del Milenio.


Sólo es un compás de espera
“Aunque, obviamente, no significa que se han eliminado todas las causas justas o injustas, reales o imaginarias de “motu propio” o promovidas por terceros para que se provocara la lamentable congelación de los recursos de este importante programa”, afirmó.

“Lo importante es el hecho sensato de acordar un compás de espera, que no significa bajo ninguna forma, aceptación o condición alguna que lesione la independencia y soberanía del Estado, aunque es un paso muy positivo para proyectar medidas de futuro que propicien situaciones de mayor consenso y transparencia sin cuestionamientos mayores”, expresó.

Morales Carazo fue el primer funcionario de gobierno nicaragüense en conocer la decisión adoptada en Washington, por lo que el embajador Callahan le solicitó que informara al presidente Daniel Ortega de la misma.

César Zamora, quien ayer por la noche regresaba a Managua desde Estados Unidos, luego de haber gestionado también como presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (Amcham) la no cancelación de la CRM, catalogó la decisión como “lo mejor que le pudo haber pasado a Nicaragua, porque la otra opción era la cancelación del programa”.


Asunto gobernabilidad
Zamora dijo vía telefónica a END: “Ahora se puede abrir una ventana para manejar los temas de gobernabilidad en Nicaragua”.

Según él, “se ha planteado una nueva relación en el tema electoral entre los dos países, y lo que veo en Estados Unidos, es que tanto en el Congreso como en la Casa Blanca, entre demócratas y republicanos, están en una sola línea de que quieren ver que los temas de gobernabilidad se manejen entre los nicaragüenses, y que se resuelvan los problemas”.

Zamora destacó la misión efectuada por el canciller Samuel Santos, y la demanda de Amcham, de representantes del sector privado y de otros ex funcionarios de gobierno que fungieron bajo las administraciones de Violeta Barrios y Enrique Bolaños.

“No fuimos a culpar al gobierno, sino a defender a los empresarios de Chinandega y León”, sentenció.

EL NUEVO DIARIO consultó vía telefónica al canciller Samuel Santos a su arribo a Managua la tarde de ayer. El diplomático sostuvo que su visita a Estados Unidos fue a propósito del proceso de transición de gobierno en ese país.

Pero, según él, por orientaciones del presidente Daniel Ortega, y por iniciativa propia, aprovechó para abordar con diferentes funcionarios estadounidenses el tema de la cancelación definitiva de la CRM.

“En la ruta de despedirme de todos los amigos, donde estaba incluido John Danilovich (presidente de la CRM), y todos los demás, pues lógicamente, por instrucciones del presidente y mías, expuse lo que este gobierno ha hecho en estos 22 meses con ese programa, que es un esfuerzo titánico”, dijo.

Echa carbón político
“Esperamos que no la corten (la cuenta), tal como habían amenazado algunos funcionarios estadounidenses, y como habían pronosticado los simpatizantes de Eduardo Montealegre”, dijo Santos.

El canciller confirmó que en Washington le señalaron las denuncias de fraude en las elecciones municipales.

Todo normal, dice que dijo
“Es un tema que salió, pero eso también se los explicamos y les entregamos la documentación correspondiente del Consejo Supremo Electoral. Cuando me preguntaron ellos, yo aclaré que el Consejo había explicado esas cosas, y que todo había sido normal”, comentó Santos López.

¿Se sintieron satisfechos con su explicación?
“Al final yo vi que sí. Si cortan la Cuenta del Milenio, si la terminan, es porque no la aceptaron (la explicación). Si sólo la mantienen suspendida, creo que es un gran triunfo para Nicaragua, y un beneficio para Occidente y todo ese pueblo pobre que ha estado trabajando”.

“Hoy (ayer) iban a decidir que la cancelaban. Pero yo espero que sólo la mantengan suspendida, como hasta hoy estaba. Es decir, suspendieron nuevas inversiones. Lo que está trabajando se mantiene”.