•  |
  •  |
  • END / Canal 11

El embajador de Estados Unidos en Nicaragua, Robert Callahan, expresó una y otra vez, ayer, que la única opción que tiene el país para retener la cooperación extranjera y mantener cualquier beneficio externo es la de resolver “el problema” de las elecciones. “Esa es la clave”, insistió.

Callahan expresó: “Más que la decisión de la Junta Directiva de la Cuenta Reto del Milenio (CRM), lo importante es que el gobierno y el pueblo de Nicaragua resuelvan el problema de las elecciones. Una vez que este problema esté resuelto para la satisfacción de todos los nicaragüenses y de las instituciones de Nicaragua, el problema (de retiro de apoyo externo) va a desaparecer”.

En ese contexto reiteró: “Obviamente, hay mucha atención de Estados Unidos en Nicaragua por el problema electoral, y no sólo Estados Unidos está pendiente, también lo están la Unión Europea, los canadienses, la Iglesia Católica de Nicaragua; hay muchas instituciones que quieren que el problema se resuelva de una manera pacífica, rápida y satisfactoria para todos los nicaragüenses, y ésa es la clave para resolver todo esto”.


Sobre Carta de DR-Cafta
Al preguntársele sobre la solicitud que hicieron cuatro congresistas estadounidenses a la secretaria de Estado de Estados Unidos, Condoleezza Rice, de suspender los beneficios de Nicaragua en el DR-Cafta, el embajador respondió que ese es un asunto complicado.

“La secretaria de Estado estuvo ayer (miércoles pasado) en Panamá hablando precisamente de los tratados de libre comercio, y cómo pueden éstos promover la prosperidad, imagino que ella no ha leído todavía esa carta (de solicitud), seguramente lo hará hoy (jueves).

Sin embargo, recalcó: “Yo creo que vale más enfocarnos en por qué ellos (los congresistas) mandaron esa carta, y lo hicieron por su preocupación en el proceso electoral. Todo el mundo en los Estados Unidos, y en otros países, están muy preocupados por el proceso electoral (en Nicaragua) y nosotros, de nuevo digo, queremos una solución de parte de los nicaragüenses, para que los nicaragüenses tengan fe y confianza, esa es la clave”.

Al insistírsele si la iniciativa de los congresistas podría prosperar, Callahan mencionó que “yo no puedo decir más que esa (iniciativa) es una muestra de preocupación y yo quiero dejarlo así”.

“Nicaragua firmó la carta democrática interamericana, y esta carta requiere que todos los firmantes como Estados Unidos, Canadá, Honduras, Nicaragua… conduzcan elecciones libres, transparentes y abiertas”, apuntó, tras reiterar que van a apoyar lo que “todos” los nicaragüenses quieran.

“No sólo lo que quiera el gobierno, sino lo que quieran todos los nicaragüenses, definitivamente vamos a apoyar”, puntualizó.


Empresarios: hay que reflexionar
El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, aclaró que el DR-Cafta no tiene condicionalidades.

“Lo de los congresistas no debería prosperar, pues eso vendría a terminar de golpear más la sufrida economía nicaragüense. Lo de los congresistas no es una posición oficial, esperamos que esa posición sólo sea un mensaje de preocupación nada más”, insistió.

Avil Ramírez, Director Ejecutivo de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (Amcham), recordó que el DR-Cafta ha significado en los últimos tres años un crecimiento progresivo del 26 al 30 por ciento en las exportaciones locales dirigidas a países centroamericanos y a Estados Unidos.

“Esperamos que no suceda esa desgracia (la suspensión de algunos beneficios suscritos en el tratado), eso sería una total desgracia, que por asuntos políticos se quiten; es una alarma y un llamado para los sectores políticos, para que reflexionen y se evite más afectación al país. Nosotros como Amcham estamos en contra de que se aplique la suspensión”, comentó.

El presidente de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN), Enrique Zamora, agregó que, de hecho, lo que está pasando es un llamado a la reflexión.

“Todos los sectores, públicos y privados, no podemos poner en riesgo los programas de ayuda en el exterior; tenemos que juntarnos, trabajar unidos, porque lo que se nos avecina en 2009 es un panorama de mucha incertidumbre”, subrayó.