•  |
  •  |
  • END

El Instituto Nicaragüense de la Cultura convocó ayer a un evento donde anunciarían los detalles del VII Simposio Internacional Rubén Darío, que se realizará en León y en Managua en enero del próximo año.

Ahí, tras dar a conocer los pormenores del evento cultural, el ministro-director de Cultura, Luis Morales Alonso, anunció un conversatorio con poetas, artistas y escritores que se denominan “amigos verdaderos” del fallecido poeta Carlos Martínez Rivas, sobre cuyos restos mortales y poemas se debaten ahora ideas venidas de las alturas de la polarización política entre el gobierno de Ortega y la oposición.

El País ya decidió: No
En dicho encuentro, el arquitecto Morales anunció que ayer recibió finalmente una comunicación del diario El País, de España, donde le notifican que no habrá edición del libro de antología poética de Carlos Martínez Rivas, debido a que no están de acuerdo con la propuesta del Estado nicaragüense de vetar a Sergio Ramírez Mercado.

Una vez más, Morales insistió en que Ramírez Mercado no era el apropiado para escribir sobre Martínez Rivas, ya que según documentos en su poder, la familia del ahora venerado bardo habría delegado exclusivamente en el investigador, poeta y académico Pablo Centeno Gómez, el estudio y la divulgación de la obra del autor de la Insurrección Solitaria.

Y otra vez, criticó ácidamente el prólogo de Ramírez, Horno al Rojo Vivo, texto que catalogó de “infamante” y “denigrante” a la memoria de CMR.

El País es ya también oligarca y de derecha
Una vez más justificada su renuencia al prólogo de Ramírez Mercado, Morales acusó al periódico europeo de prestarse “a la campaña mediática internacional de la derecha” contra el gobierno del presidente Ortega, y de prestarse a juegos políticos del imperio para afectar en todos los aspectos de la vida nicaragüense al gobierno de Unidad y Reconciliación.

Morales acusó al diario El País de ofrecer una “miseria” del 4 por ciento por el pago de derechos de autor sobre la publicación de 15 mil ejemplares del libro, que dejarían una “cifra leonina” de 3,600 euros que servirían para remodelar el mausoleo del vate nicaragüense.

El director del INC, además, acusó al periódico español de manipular los hechos para denunciarlos --como parte del complot internacional contra la administración de Ortega--, en la feria internacional del libro en Guadalajara.

Tras el anuncio de la suspensión definitiva del poemario, Morales anunció que próximamente lanzarán una edición especial en Nicaragua y remodelarán la cripta de Martínez Rivas “sin el chantaje del imperio mediático”.

Diatriba de poetas menores
Acto seguido, ya rodeado en el Salón Azul del Palacio de la Cultura por poetas y artistas menores, Morales cedió el micrófono para que se que soltaran diatribas, críticas mordaces e hirientes, descalificaciones, insultos, anécdotas injuriosas y cuanto quisieron decir de Sergio Ramírez Mercado y contra aquellos que critican al gobierno.

Autollamados amigos del poeta Martínez Rivas, lanzaron dardos, bilis, heces y otras nocivas salivas químicas contra el autor de Castigo Divino, a quien llamaron escritor de mala leche, expulsor de flujos hepáticos putrefactos, vendido, oligarca, usurpador de obras ajenas, infamante, envidioso, amargado y una serie de epítetos y acusaciones de todo pelo y tamaño.

La otra mitad
Ayer mismo, la otra parte de la intelectualidad nicaragüense, en mayoría, firmó un comunicado de la red de “Poetas contra la Dictadura”, en el cual condenan lo que ellos consideran un acto de censura oficial contra el escritor y novelista nicaragüense.

Más de 80 personalidades de la poesía, de la narrativa, de la academia, y literatos, filósofos y músicos, investigadores culturales y demás, firmaron la misiva que encabeza el mismo Pablo Centeno Gómez, albacea de la obra de CMR y compilador de las obras del poeta que murió en 1998, en medio de una soledad espantosa y del abandono oficial, sin el respaldo de muchos de los que hoy pelean “por su memoria”.

“Esta acción totalitaria contra el novelista, ensayista y cuentista Sergio Ramírez, sólo demuestra el repudio, la persecución y el acoso del gobierno de Nicaragua, que como es sabido, ha venido ocurriendo en meses anteriores en casos particulares contra el poeta Ernesto Cardenal, los hermanos cantautores Carlos y Luis Mejía Godoy, y el periodista Carlos Fernando Chamorro, entre otros”, dice el texto.

La larga lista la firman Gioconda Belli, Claribel Alegría, Daysi Zamora, Blanca Castellón, Nicasio Urbina, Francisco Ruiz Udiel, Luis Rocha, Luz Marina Acosta, Carlos F. Chamorro, Isolda Hurtado, Arquímedes González y más de 80 nombres más.