•  |
  •  |
  • END

Desde el pasado miércoles, la Policía Nacional mantiene una fuerte vigilancia en los predios de la terminal de buses en el barrio “Camilo Ortega”, donde los transportistas tenían vedado ingresar debido a las amenazas de un fuerte grupo de pandilleros que hicieron de ese lugar su centro de operaciones.

Directivos de la Cooperativa Colón revelaron que la presencia de los delincuentes en la zona era tal, que no dejaban ingresar a las unidades de buses, lo que obstaculizaba la movilización de los usuarios, quienes debían caminar largas distancias para poder tomar las unidades.

“La situación era tal que hasta el conductor de una unidad fue baleado por un delincuente apodado ‘El Sapito’”, afirmó el directivo que elogió la labor de la fuerza policial por desalojar a los pandilleros.

A pesar de la acción policial, los antisociales que operaban en la terminal de buses, se mantienen al acecho en los alrededores del lugar, y de forma amenazante hacen señas a los buseros, a quienes hacen amagos de lanzarles piedras.

Además de la fuerza policial, también se mantendrán en la zona reguladores de tránsito y del Instituto Regulador del Transporte Municipal, confirmó el director del Irtramma, Francisco Alvarado, quien explicó que se trató de un operativo combinado entre la Policía, el Irtramma y la comunidad. “Desde hace semanas teníamos problemas con la seguridad ciudadana en la terminal que tenemos ahí,” dijo Alvarado, quien aseguró que el vandalismo en la zona ya era insoportable y estaba afectando seriamente las operaciones de cuatro rutas urbanas, ocupantes de la terminal.


Parecido a Guatemala
Los transportistas expresaron su temor a que la situación en la zona llegue a los extremos de lo que ocurre en Guatemala, donde las pandillas organizadas matan a diario a un conductor de bus urbano.

“Los pandilleros asaltan a las unidades, y prácticamente nos han desalojado de la terminal, aquí reina el poder de ellos”, afirmó un directivo de la Cooperativa Colón.

Los transportistas confirmaron que también pedirán que al menos un oficial de civil viaje en las unidades urbanas para evitar los robos dentro de los buses, los cuales ocurren generalmente en horas de la tarde en lugares como la “Julio Martínez”, la pista El Recreo y Villa Libertad.

Según Alvarado, para el año próximo se está diseñando un plan de seguridad para que la población pueda hacer uso de los buses urbanos con tranquilidad.