Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Mario Rivas Montealegre reaccionó ayer a las declaraciones de Piero Coen Montealegre, ofrecidas después de finalizada una misa en la Iglesia San Antonio, en Chinandega, y lo exhortó a demostrar su buena voluntad presentando a su hijo, Paolo Coen Ubilla, señalado junto al guatemalteco Carlos Echeverría Pedraza, como la persona que realizó los disparos que mataron a Fabio Rivas Montealegre el pasado seis de diciembre.

“Él (Piero Coen) presenta su dolor, yo puedo pensar que lo siente, pero no lo demuestra”, afirmó el padre de la víctima, quien sugirió que la mejor forma de demostrarlo es decir: “Bueno, aquí está mi hijo, que se haga justicia”, dijo Rivas Montealegre.

Don Mario dijo que fue invitado junto a su familia para participar en la misa organizada por Piero Coen, en la parroquia San Antonio de Chinandega, pero no asistió. Explicó que la familia aún está confundida. “Ciertamente, no podemos estar en una misa cuando ni siquiera sabemos qué es lo que hay detrás del telón”.


Mucha oscuridad
Para Rivas, en las investigaciones que ha realizado la Policía sobre el crimen de su hijo hacen falta muchas cosas. “La verdad es que hay tanta oscuridad habiendo tanto sol”, aseguró, refiriéndose a elementos que aún no se han investigado sobre el crimen de Fabio.

Fabio Rivas Montealegre fue asesinado de varios disparos hechos por Paolo Coen y luego rematado por el cuñado de éste, el guatemalteco Carlos Echeverría Pedraza, quien según las investigaciones policiales, tomó la misma arma usada por Coen Ubilla, y después de recargarla continuó disparando contra la víctima a pesar de que éste yacía muerto en el suelo.

Un informe de la Policía Nacional detalló que después de los disparos, tanto Coen Ubilla como Echeverría Pedraza, amenazaron al resto de personas que estaban en el lugar para que dieran una sola versión del hecho, señalando que se trataba de un problema de familia; si esto no ocurría, “cada quien respondería” por ello.

El hijo del empresario chinandegano y su cuñado, Echeverría Pedroza, después de volar desde Chinandega hasta el Aeropuerto Sandino, en un helicóptero propiedad de Piero Coen --padre del primero--, lograron huir del país en un vuelo de Lacsa.


Encubriendo a su hijo
“Verlo decir que está acongojado…, las amistades no se borran así por así, ciertamente no fue él quien lo hizo, pero él está encubriendo a su hijo”, dijo Rivas Montealegre en una declaración vía telefónica ofrecida a EL NUEVO DIARIO.

“Él dice que está desbaratado, pero ¿quién está más desbaratado?, si al final él verá a su hijo, pero nosotros no veremos más a Fabio”, dijo muy adolorido don Mario, quien calificó la misa organizada por Coen, como “un espectáculo”. Con la misa, según Mario Rivas, Coen quería justificar “quién sabe qué”.

En el municipio de Chinandega se corre el rumor de que el comisionado mayor Marvin Castro, suspendido de sus funciones como jefe de la Policía de Chinandega, podría ser sustituido por el comisionado mayor Otilio Duarte, actualmente jefe de la Policía de Estelí.

Pero esta información no fue confirmada por Relaciones Públicas de la Policía Nacional, cuya directora, la comisionada mayor Vilma Reyes, explicó que aún no hay una decisión en el caso de Castro. “La investigación no se hace en días”, dijo Reyes.


Fiscales a reunión
Mientras tanto, se conoció que el fiscal departamental, Manuel Rugama, y sus fiscales auxiliares, sostendrán una reunión con el fiscal general Julio Centeno Gómez, para analizar la investigación policial sobre el caso de Fabio Rivas Montealegre.

Ayer tarde, la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía Nacional no había remitido el informe policial sobre el crimen a la fiscalía de Chinandega.