Eloisa Ibarra
  •  |
  •  |
  • END

La Procuraduría General de la República (PGR) mandó a cancelar todos los asientos registrales de una valiosa propiedad costanera de 51 manzanas ubicada en Tola, Rivas, para luego cederla, a través de una carta de No Objeción, a favor del ex presidente Arnoldo Alemán, su esposa y otros familiares, socios de Gestiones y Negocios Sociedad Anónima (Geninsa).

Los beneficiados con la carta de No Objeción, además de Alemán, son: María Fernanda Flores, esposa de Alemán; la madre de ésta, Norma Lanzas; María José Lanzas; Mayra Estrada de Alemán; Álvaro Alemán, y el hijo de estos últimos, Arnoldo Alemán, todos ellos socios de Geninsa, según una modificación de la sociedad realizada en 2003.

La propiedad, inscrita bajo el número 30,340, tomo 316, del Registro de la Propiedad Inmueble de Rivas, perteneció primero a Juan José Duarte y Belinda Cortez Borge, quienes la recibieron con la reforma agraria, después a Geninsa y luego paso a Turismo Moderno S.A.


Alemán operó con información privilegiada
Alemán se ha disputado la propiedad con inversionistas extranjeros desde 1999, cuando los últimos se la compraron a miembros de la cooperativa que la recibieron mediante un título de Reforma Agraria en 1989, y el primero, al tener información privilegiada sobre el desarrollo turístico de la zona, comenzó a adquirir de diferentes formas propiedades a la orilla de las mejores playas.

Los extranjeros que disputan la propiedad con Alemán son: Mario Masís Segura, de Costa Rica, y el norteamericano Donna Galluzzo, quienes pretendían desarrollar un proyecto turístico en Tola, que se ha frustrado por los conflictos legales.

El procurador general de la República, Hernán Estrada, emitió el pasado siete de mayo una carta de No Objeción de la propiedad (matriz 27,759) a favor de Geninsa, con el fin de autodesmembrar un área de 50 manzanas.

Según la PGR, la carta de No Objeción se emite de conformidad con testimonio de escritura 37, autodesmembración, de las 8:40 de la mañana del 29 de abril de 2008, ante los oficios de la notaria María Teodora Baldelomar Arriola.


¿Cancelaciones registrales o administrativas?
El registrador público de la Propiedad Inmueble de Rivas, Pedro Muñoz, explicó que meses atrás la PGR ordenó, vía administrativa, la cancelación de todos los asientos registrales de la propiedad inscrita bajo el número 30,340, y quedó inscrita a nombre del Estado.

El procurador departamental de Rivas, Wilber Ibarra, dijo que la Procuraduría mandó a cancelar los asientos registrales de otra propiedad de Geninsa, no de esa, y la carta de No Objeción es de la (Matriz 27,759), ubicada en Tola, no de la 30,340.

Sin embargo, el registrador Muñoz aseguró que la PGR ordenó cancelar los asientos registrales de la propiedad 30,340, y está a nombre del Estado.

Vale mencionar que en el expediente de un secuestro aparece una constancia de Muñoz que dice: “Por pedimento de la PGR se manda a cancelar todos los asientos de derechos reales de la propiedad 30,340, quedando técnicamente a favor del Estado”. Esta cancelación tiene fecha del 21 de abril de 2008.


Desmembración inmediata
Ocho días después de que la Propiedad se registrara a nombre del Estado, ante los oficios de la notaria María Teodora Baldelomar Arriola, se emite la escritura 37 de autodesmembración de 50 manzanas a favor de Geninsa, con fecha del 29 de abril de 2008.

De igual forma, ocho días después, el siete de mayo de 2008, el Procurador General de la República emite la carta de No Objeción a favor de Geninsa.

Estrada envió la carta de No Objeción a los funcionarios de Catastro y del Registro de la Propiedad Inmueble del departamento de Rivas, y sirvió de base para que la juez suplente del Distrito Civil, Eva Leslie Navarrete, declarara sin lugar las nulidades alegadas por Masís en un secuestro solicitado por Geninsa en la propiedad.

En el secuestro solicitado por Geninsa, el representante legal de Masís pidió a la juez que declarara nulo todo lo actuado, porque la solicitante no es dueña de la propiedad, sino el Estado, y los bienes de éste no pueden ser embargados.

Por su lado, Ana Cecilia Baltodano, en representación de Geninsa, alega que el argumento de la contraparte carece de fundamento, porque su representada tiene “escritura de autodesmembración y carta de No Objeción del Estado, el que reconoce el derecho de Geninsa”.

Por su parte, la juez Navarrete en su fallo expresa que el representante de Masís no representa al Estado, al Estado lo representa por ley la PGR, por lo que según la judicial, Masís alegaba un derecho ajeno, por lo que su reclamo era improcedente y sin fundamentos.


“Respaldo del Estado”

Aunado a esto, afirma la juez, “la parte solicitante, con escritura pública de dominio y demostrando que es la dueña del bien objeto de litigio, y que cuenta con el respaldo del Estado, a través de constancia emitida por el Procurador General de la República, donde no pone objeción al dominio que ostenta Geninsa”, se declara sin lugar el incidente de nulidad.

Ibarra dijo que esta propiedad fue del Estado antes de la Reforma Agraria de los años 80, cuando las propiedades costeras fueron afectadas, pero que posteriormente fue entregada con la Reforma Agraria y los beneficiarios la vendieron, y así ha pasado a otras manos.

Explicó que la Procuraduría General de la República emite carta de No Objeción cuando el derecho de un particular no afecta al Estado, no significa que lo done, e insistió en que los asientos registrales de la propiedad 30,340 no se han mandado a cancelar ni se ha emitido carta de No Objeción.

Sin embargo, el registrador Muñoz explicó que la carta de No Objeción significa que la propiedad que está a nombre del Estado se le cede o dona a un particular, si es título agrario tiene que ser a un campesino y no a un profesional, ni a nadie por el estilo. La carta de No Objeción tiene que decir a favor de quién se extiende.

“Actualmente, la propiedad 30,340 pertenece al Estado, y sólo el Estado puede disponer de ella y puede mantenerla a su nombre, ratificar el asiento primero o reconocer el título de los extranjeros”, explicó el registrador, quien al momento de la entrevista aún no conocía que la Procuraduría emitió una carta de No Objeción a favor de Geninsa.


Historia de la propiedad
Geninsa, según publicación de END del 26 de marzo de 2002, adquirió las 51 manzanas inscritas con el número 30,340, junto a otras propiedades que abarcan desde el lugar conocido como Sardinas, hasta el río Escalante, que colinda con Chacocente, en Santa Teresa, departamento de Carazo, arrollando a su paso las costas de Gavilán, Costa Larga, Llanito, Payaste, Conejo y El Astillero.

Masís, Galluzzo y otros extranjeros le compraron la propiedad a Juan José Duarte y a Belinda Cortez. Pero en la escritura pública número 20 del día diez de mayo del año 2000, el abogado Giovanni Ruiz Mena certifica que Duarte y Cortez le confieren un poder generalísimo a Jarvin Alfredo Ruiz Noguera, Presidente Ejecutivo de la Asociación para el Desarrollo Integral de Tola (Asodit), a fin de que los represente en todos sus negocios judiciales y extrajudiciales.

Sin embargo, Juan José Duarte Espinoza en 2002 negó haber estado presente en algún momento en todas esas actuaciones de otorgar poder generalísimo y luego revocarlo, por lo que estimó que esas personas le falsificaron la firma con fines oscuros, ya que él reconoció que, junto con la señora Cortez, vendió las 51 manzanas a la sociedad representada por el costarricense Mario Masís.

En el Registro Público fue inscrita esta propiedad a nombre de Geninsa, que la compró a Francisco Peña Acevedo (con el supuesto poder generalísimo que le dieron Duarte y Cortez). Este acto de compraventa se efectuó en la ciudad de Managua, a las dos de la tarde del cinco de septiembre de ese mismo año, bajo los oficios notariales de Armando José Guillén Castillo.

Aparecen dominicano y el infaltable Denis Maltez
En 2002, cuando Alemán estaba por dejar la Presidencia, mediante escritura pública número uno, en la ciudad de Managua se conforma la sociedad Turismo Moderno, Sociedad Anónima, cuyo presidente es Abraham Selman Hasbún, quien aparece comprando la propiedad a Geninsa.

Este acto de compraventa se efectuó el 19 de febrero de 2002 en Managua, bajo los oficios del doctor Denis Maltez Rivas. Pero resulta que ahora la Procuraduría General de la República mandó a cancelar todos los antecedentes registrales, aun los que existían a favor de Alemán, para donársela limpia.

Leyenda…Carta de NO OBJECIÓN de la PGR.


Registrador Público de Rivas, Pedro Muñoz.