Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Los rostros de vendedores y propietarios de los comercios de Microfer lucen en general tristes y apagados por la escasa afluencia del público a la feria.

José Torres, propietario de la Mueblería Satisfacción, dice que tiene más de diez años de participar en Microfer, y que antes sí lograba verle ganancias a su negocio, pero ayer, a dos días de culminar la popular feria, se encuentra “decepcionado por la disminución de las ventas en comparación a ediciones anteriores”.

“Yo la verdad no sé por qué estamos tan mal, si hasta los combustibles están bajando”, añadió Torres, quien opina que la falta de publicidad que tiene la feria es en parte culpable de que la gente casi no llegue.


Días duros y nada de ganancias
Según Karen Carvajal, vendedora de una comidería, “las cosas han estado peor que años anteriores, porque la poca gente que llega no lo hace para comprar, sino únicamente para salir de la rutina o para subirse a los juegos.”

De igual forma que Carvajal, muchos son los que opinan que esta vez les “ha tocado duro”, ya que la actual crisis económica que atraviesa el país no permite a la mayoría de nicaragüenses satisfacer sus necesidades.

“Las personas vienen, dan varias vueltas y al final preguntan los precios, pero no compran nada. Yo los entiendo, porque como padre de familia debo pensar en las otras cosas que realmente necesito antes de gastar mis ‘realitos’”, expresó Pablo Pichardo, vendedor de electrodomésticos.


Cero ventas es parejo
Varios comerciantes explicaban a END que la situación es pareja para todos y que no existe un sector que esté vendiendo más que otro. Simplemente las personas no están comprando.

“La vida cada vez está más cara, y la gente prefiere utilizar su aguinaldo para pagar sus deudas, o bien ahorrar un poco para la entrada de sus hijos a clases en febrero”, dijo Virginia Palacio, propietaria de un stand de ropa.

Los comerciantes guardan la esperanza de que en su último fin de semana abierto al público aumente el número de visitantes, y por consiguiente el de compradores.