Nerys García y Oliver Gómez
  •  |
  •  |
  • END

Esso Standard Oil le está vendiendo al Gobierno el arrendado plantel uno de Corinto, y esta compra es condición esencial para poder aceptar una nueva política comercial de importación exclusiva de petróleo venezolano, y la posterior refinación del mismo en condiciones favorables para el Estado, según dijo Joaquín Magalhaes, Gerente General de la compañía, quien evitó revelar los aspectos medulares de la negociación.

Magalhaes dijo que se han realizado más de tres encuentros con el gobierno en la búsqueda de una negociación justa que deje ventajas a todos, pero después de revisar varios precios que no quiso precisar, señaló que una de las condiciones para que haya un arreglo es que se cumpla la transacción del plantel, “y luego se entrará a un eventual negocio de hidrocarburo”.
Ese plantel fue embargado a petición de la Dirección General de Aduanas (DGA), el pasado 17 de agosto. Lo ejecutó la juez segundo de Distrito Civil y Laboral de Chinandega, Socorro Toruño, quien lo regresó a la Esso el 13 de septiembre, tras la firma de un memorando de entendimiento entre Gabriel Cedeño Meza, Gerente General de Esso Standard Oil Limited, y el gerente general de Petronic, Rodolfo Zapata.

Diversas propuestas

El ejecutivo de Esso confesó que en la mesa de negociación existen diversas propuestas que se evalúan con estadísticas y calculadoras en mano, pero el interés esencial del gobierno es que esta compañía compre de manera exclusiva el crudo venezolano que estaría importando Albanisa, para luego procesarlo en la refinería.

Magalhaes no quiso referirse al tema y se desconoce si Albanisa está ofreciendo a Esso un precio razonable o ventajoso en comparación con los que ahora paga a los diferentes países donde la compañía compra el crudo, incluyendo Venezuela.

“Estamos dispuestos a evaluar los términos comerciales y técnicos, y de ser satisfactorios, pues es una opción”, dijo Magalhaes, al referirse a las propuestas del gobierno.

Reveló que la propuesta de comprar sólo crudo venezolano data desde junio pasado, y desde entonces se ha venido negociando sobre esa posibilidad, y aunque todavía no existen acuerdos, comentó que “el clima ha sido positivo en las últimas reuniones”.

“Hemos estado discutiendo cuestiones comerciales, pero los detalles son confidenciales”, afirmó el ejecutivo de Esso, cuando se le preguntó el precio que ahora pagan por cada barril descargado en Puerto Corinto y Puerto Sandino, y la oferta que les presenta Albanisa.

Lo que importa Esso

Esso Standard Oil importa anualmente unos siete millones de barriles de crudo que son convertidos en gasolina, diesel y kerosén en la única refinería del país, según dijo Magalhaes, lo que representa más del 70 por ciento de la demanda de combustible en Nicaragua.

Tampoco quiso referirse a la oferta de precios de almacenamiento y refinación de petróleo que tendría que asumir el gobierno ante una eventual nacionalización de la importación, y mucho menos los porcentajes de ganancia que dejaría el negocio para ambas partes.

Según informes del Ministerio de Energía y Minas (MEM) y del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), en los tres últimos años nuestro país registra importaciones de petróleo y sus derivados desde: Venezuela, México, Estados Unidos, Ecuador, Costa Rica, Argentina, Antillas, Asia, Canadá, Chile, El Salvador, Guatemala, Honduras, Trinidad y Tobago, Panamá y Perú.

Todo vendrá de Venezuela

Dichas transacciones fueron realizadas especialmente por Esso, Shell, Texaco y Petronic. Se conoció que la propuesta gubernamental es eliminar esa diversidad y limitar todas las compras a Albanisa, que garantizaría 10 millones de barriles de petróleo dulce importado de forma exclusiva de Venezuela.

Magalhaes no quiso explicar las implicaciones que deja la “monodependencia” en la importación de combustible, y tampoco sus efectos, pero recordó que últimamente no ha habido disponibilidad de crudo venezolano, y en relación con las pretensiones del gobierno, refirió: “Hacemos lo que tiene más sentido desde el punto de vista comercial para mantener abastecida a la refinería”.

También reveló que actualmente la compañía Esso, a través de sus filiales en otros países, compra mayormente crudo a Ecuador y a México, además de otros países, y que a Venezuela les están comprando sólo “de vez en cuando”.