•  |
  •  |
  • END

El diputado del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, y ex presidente de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua, UNEN, Yasser Martínez, negó ayer estar detrás de los estudiantes que lanzaron morteros y bombas lacrimógenas en el recinto de la Universidad Politécnica de Nicaragua, Upoli, cuando se realizaba un congreso para mantener un año más en la presidencia a César Pérez.

“Yo dejé UNEN hace más de dos años y ahora nada tengo que ver con ese problema”, dijo Martínez, consultado vía telefónica por EL NUEVO DIARIO. También asegura que ni siquiera conoce de qué se trata el conflicto y opina que tal vez es un problema de liderazgo.

A Martínez también se le preguntó cuál es su relación con César Pérez y por qué éste lo acusa de movilizar a un grupo de estudiantes que piden su destitución, pero Martínez dijo que no contestaría más preguntas por teléfono, y que hasta hoy concedería una entrevista a EL NUEVO DIARIO sobre ese tema, y cortó la llamada.


El día del ataque a la Upoli
Una persona que observó de cerca el ataque que ocurrió el sábado en la Upoli y que pidió no revelar su nombre, dijo que la gente de César Pérez logró atrapar a uno de los jóvenes que llegó a tirar morteros para evitar el congreso y miró cuando éste fue brutalmente golpeado.

Frente a la tortura, el joven imploró que no le siguieran pegando porque ni siquiera era estudiante. El muchacho confesó que era pandillero y que unos muchachos que obedecen a Jasser Martínez le pagaron 50 córdobas para llegar a tirar morteros a esa universidad.


¿Por qué la división de UNEN?
Raití Juárez, líder del Movimiento Juvenil Nacional, MJN explica que la división entre los integrantes de UNEN comenzó cuando el presidente de esa organización, César Pérez, exageró en sus acciones contra la Universidad Centroamericana, UCA, por quedar bien con Rosario Murillo.


Una mala decisión de Pérez
Raití Juárez admite no saber realmente lo que pretendía contra la UCA el orteguismo, pero asegura que la toma de esa universidad fue una iniciativa de César Pérez y que fue apoyada por el secretario de la Federación de Docentes, Freddy Franco, aun con la molestia de los restantes miembros del Consejo Nacional de Universidades (CNU).

Juárez considera que Pérez está haciendo todo lo posible para conseguir un escaño en la Asamblea Nacional en 2011, como lo hizo Yasser Martínez.

Su plan consiste en mantenerse en la presidencia de UNEN hasta 2010, ya que en 2011 son las elecciones presidenciales y de diputados, cuando Pérez aprovecharía para lanzar su candidatura como legislador.