•  |
  •  |
  • END

El contralor Fulvio Palma Mora trató de influenciar desde su cargo al director General de Fortalecimiento y Control de la Contraloría, para que tomara en cuenta la firma de auditores presidida por una persona que fue su jefe cuando trabajó en la Alcaldía de Managua en tiempos de Roberto Cedeño.

El colegiado admitió que intercedió para que se contratara la firma de su amigo y ex jefe, pero negó que lo haya hecho por tráfico de influencias, sino para evitar que en el ente fiscalizador se continúe favoreciendo a dos firmas particulares. “Lo hice (intercedí) como lo puedo hacer por cualquier otro”, señaló durante una entrevista la semana pasada.

Las cartas

EL NUEVO DIARIO tiene en sus manos una carta fechada el 25 de septiembre de 2007, en la cual Palma Mora recomienda a Humberto Avilés, Director General de Fortalecimiento y Control del ente fiscalizador, que tome en cuenta la firma privada de Contadores y Consultores “Carlos Reyes L & Cía”.

La recomendación la hizo el colegiado el mismo día que recibió una carta de su amigo personal y ex jefe en la Alcaldía de Managua, Carlos Reyes López, quien le pidió que intercediera ante Avilés para que su firma participara en las auditorías que hace la Contraloría en las diversas alcaldías del país, y que son financiadas con fondos de la Cooperación Técnica Alemana-GTZ.

Reyes fungió como auditor general de la Alcaldía de Managua en tiempos de Roberto Cedeño, después de que Oscar Moreira fue trasladado por Arnoldo Alemán de ese cargo a la Secretaría de la Presidencia. Palma era su subalterno en ese entonces.

“Estimado doctor Avilés: Adjunto la presente carta del Licenciado Carlos Reyes, Socio Director de la Firma Privada de Contadores Públicos y Consultores, Carlos Reyes L & Cía. Lo anterior es con el fin de tomar en cuenta su firma para la selección de las Firmas Privadas que realizarán auditorías en las alcaldías municipales, con el financiamiento de la GTZ”, señala la carta de Palma Mora a Avilés.

El director General de Fortalecimiento y Control de la Contraloría, dijo a EL NUEVO DIARIO que aunque Palma le envió la carta-recomendación, no tiene ninguna relevancia, debido a que es el Consejo de Contralores el que decide al final sobre ese tipo de temas. “Como se dice en términos de auditoría: ‘No califica’”, dijo, quien a la vez negó que sea la Contraloría la que escoja las firmas.

Palma se defiende y habla de “vinagres” en la CGR
El contralor defendió su actuar señalando que no se trata de un tráfico de influencias desde su cargo, sino una manera de “hacer más justa” la selección de firmas de parte de la Contraloría, que solo favorece a dos desde hace mucho tiempo.

“Humberto (Avilés) ahí se está extralimitando y es cierto (mandé la recomendación), yo lo que hice es… porque se ha estado criticando esta firma, ¿ya? Él (Carlos Reyes) es mi amigo, pero con recomendarlo no estoy diciendo que se le dé la auditoría”, dijo Palma Mora.

“Es más, Carlos Reyes me dijo que el proceso no está bien definido, y cree que hay vinagres (negocios) ahí, y por eso es que pujo para que a él también lo tomen en cuenta, y para que no sólo haya dos firmas (ganadoras). ¿Por qué para todas las auditorías se van (a contratar) sólo dos firmas? Tienen que participar en licitación más firmas”.

Dijo que al igual que lo hizo en este caso, intercedería por cualquiera que tenga una firma de contadores y que esté en desventaja frente a las demás similares.

¿No es tráfico de influencia lo que hizo?

¿Por qué va ser? ¿Acaso no es tráfico de influencias poner sólo a dos firmas que hagan todas las auditorías? Yo lo único que hice fue recomendar a alguien, no imponer a alguien.

El contralor José Pasos Marciaq dijo no entender lo que intentó Palma cuando recomendó la firma de su amigo Carlos Reyes a Avilés, pues la Contraloría nunca se encarga de escoger a las firmas privadas, pues lo único que hace es revisar la licitación que realizan las entidades del Estado para ver si se cumplió con el debido proceso.

“La ley lo único que nos permite es ver si las cosas se hicieron de acuerdo con la Ley de Contrataciones, y si fue así, decimos proceda, nada más. No podemos contratar a una firma”, dijo.

A la vez, negó que sólo sean dos firmas privadas las únicas que ganen la realización de las auditorías, y mencionó como ejemplo que en el proceso de licitación de las auditorías a las municipalidades, participaron cerca de 100 firmas privadas, y que las que se dicen representantes de las firmas extranjeras, no se incluyeron porque el presupuesto era corto.