•  |
  •  |
  • END

Masaya
Simpatizantes del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, encabezados por el ex candidato a alcalde de ese partido, Lucas Reyes, se tomaron ayer por tres horas las instalaciones de la Alcaldía de Nindirí.

“Es una acción preventiva, una decisión que tomó el pueblo de Nindirí, de venir hoy (ayer) a tomarse la alcaldía de tres a cinco horas, pero esto va a llevar una programación y va a ser todo el tiempo que sea necesario, esto es debido a que el pueblo sigue enardecido, no va a permitir que se siga jugando con sus votos, va a hacer valer y respetar su voto, y por supuesto tienen mi apoyo incondicional en un ciento por ciento”, expresó Reyes.

Según el ex candidato a alcalde por el PLC en Nindirí, la base del liberalismo le ha dicho que no puede dejar acéfala la alcaldía de ese municipio, que van a hacer respetar el voto, es por esa razón que están ahí, no sólo ayer y hoy sino los días que sean necesarios.

El ex candidato a alcalde tuvo el apoyo de 17 representantes de las diferentes comarcas del municipio de Nindirí, quienes expresaron que no van a dejar que se roben los orteguistas la alcaldía, y amenazaron que hasta puede haber derramamiento de sangre si eso llega a suceder.

Por otro lado, los miembros del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, llamaron a una conferencia al pueblo de Nindirí y a los medios de comunicación locales para hacer una denuncia en contra del actual alcalde de ese municipio, Rommel Aguilera, a quien acusan de estar subastando ocho vehículos de la municipalidad.

Lucas Reyes dijo que no hay ningún delito en la subasta de esos vehículos como lo aseguran los del Frente, porque hace seis meses se había aprobado, y que lo único que hicieron el 5 de diciembre fue certificar y ratificar la venta de chatarra que tiene la alcaldía, porque son automóviles que están descompuestos.

En cambio, el secretario político de Masaya, Orlando Noguera, dijo que el proceso de la subasta de los vehículos nunca se debió haber iniciado porque es ilegal, ya que no es posible que en menos de 30 días se estén vendiendo los ocho vehículos, y dijo que van a denunciar lo sucedido a la Contraloría General de República, y serán ellos quienes van a decidir.