•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El gobierno de Estados Unidos podría “revisar todo su programa de cooperación” con Nicaragua si en tres meses el gobierno del presidente Daniel Ortega no toma los medidas necesarias para resolver el problema ocasionado por las cuestionadas elecciones municipales del pasado nueve de noviembre. “Una vez resuelto, el congelamiento de la Cuenta Reto del Milenio va a desparecer.  Si el país no puede llegar a un arreglo, entonces temo que la cuenta se cancelará y esto desencadenará serias consecuencias”, explicó.

La advertencia la hizo esta mañana el Embajador de Estados Unidos en Managua, Robert J. Callahan durante una conferencia de prensa en la sede diplomática, durante la cual exhortó “a los nicaragüenses”, en reiteradas ocasiones, a resolver en el lapso de tres meses los problemas de gobernabilidad y democracia ocasionados a raiz de los cuestionados comicios municipales.

Según Callahan, tres meses es el tiempo que tiene el gobierno nicaragüense para resolver la crisis, considerando que en marzo del próximo año, los miembros del Consejo Directivo de la Cuenta Reto del Milenio realizarán una segunda evaluación para decidir si cancelan definitivamente los fondos de esta inciativa para Nicaragua.

“Es probable que la Cuenta sea cancelada definitivamente; pero también el gobierno de los Estados Unidos podría revisar el programa de nuestra ayuda a este país”, advirtió el diplomático al contestar una de las preguntas.

No obstante, el diplomático fue comedido al señalar que corresponde a los nicaragüenses encontrar la mejor solución a la crisis.  “No vamos a imponer, ni a sugerir una solución.  Los nicaragüenses son capaces de encontrar una solución a este problema”, expresó Callahan.

Una y otra advertencia
El Embajador Callahan fue parco, pero directo en sus palabras y las advertencias llegaron una y otra vez a medida que contestaba las preguntas de los periodistas nacionales y extranjeros.

Una de las consecuencias a las que se refirió Callahan es precisamente la “revisión” de todo el programa de cooperación de Estados Unidos hacia Nicaragua el cual, según datos del diplomático ronda los 1,400 millones de dólares desde 1991 a la fecha.

“No podemos continuar normalmente con este apoyo hasta que este problema no esté resuelto”, advirtió nuevamente.