•  |
  •  |
  • END

El presidente del Consejo Superior de Universidades Privadas de Nicaragua (Cosup), Adán Bermúdez Urcuyo, confirmó ayer que será difícil asegurar las prestaciones de ley a los catedráticos horarios, como lo manda la Ley No. 185, Ley de Adición al Título VIII Libro Primero del Código del Trabajo, que entró en vigencia en noviembre pasado.

“No tenemos capacidad financiera para eso”, justificó. A lo que agregó el hecho de que la Ley, en su artículo 202, inciso b, les da margen para optar a otra figura jurídica y evitarse un desembolso con el que no pueden cargar, por lo que no descartó desechar en los contratos laborales de 2009, la categoría de profesor horario y asumir la de docente especializado.

Bermúdez, quien también es vicerrector de la Universidad Hispanoamericana (Uhispam), recordó que la Ley, en el artículo descrito, indica entre otras cosas que: “Dependiendo de la naturaleza del trabajo que realice un profesional que se dedique de forma extraordinaria a prestar sus servicios de forma especializada en las universidades y centros de educación técnica superior públicas o privadas, podrá adoptarse cualquier forma de contratación civil o mercantil”.

“Es decir, la Ley viene a institucionalizar el contrato civil y mercantil… y podemos recurrir a éste… de manera que los que están como profesores horarios podrían pasar a especializados con contratos por servicios profesionales, que son los que hemos venido aplicando, ya que la ley permite eso”, interpretó.

¿Gasto millonario?
Sin embargo, en el mismo artículo, la ley recalca que: “El docente horario por dicho trabajo tiene derecho a recibir un salario que puede ser quincenal o mensual y sus prestaciones de ley”.

No obstante, Bermúdez aseguró que el Cosup no puede asumirlas. “Al mes gastamos a nivel de todas las universidades privadas más de millón y medio de córdobas. “Y con la aplicación de la ley eso se nos subiría en un 40 por ciento”, destacó.

Entonces, “¿de dónde sacamos eso? ¿Aumentamos los aranceles a 50 dólares, es decir, de 30 ó 20 dólares pasarán a 50 dólares? ¿Podrá un joven estudiar con esos aranceles? Será difícil, ¿no?”, expuso, tras detallar que el Cosup emplea a unos 900 docentes horarios y a 135 maestros de forma fija.

“Incluso estamos observando que hasta el derecho a la libre contratación se está impidiendo con la Ley, pues no se deja la posibilidad al maestro de optar o no al seguro, todo eso se está considerando… todo eso estamos analizando y esperamos tener una posición (oficial) en la primera quincena de enero próximo”, planteó.

Caso Unica
El presidente del Consejo Superior de Universidades Privadas de Nicaragua (Cosup), Adán Bermúdez, que aglutina a 12 universidades privadas, incluyendo la Universidad Católica (Unica), dijo que esta universidad sí tiene maestros fijos.

“Yo no tengo información sobre la queja de los docentes horarios, pero sí sé que hay confusión con la vigencia de la Ley (185), y puedo decirle que la Unica sí tiene catedráticos fijos que reciben sus prestaciones sociales y ocupan cargos administrativos, tal como ocurre en las otras universidades”, admitió.