•  |
  •  |
  • END

La Superintendencia de Bancos (SIB) emitió una disposición en la que ordena que a partir de enero, no se otorguen créditos que superen el 40 por ciento del salario del solicitante, en peticiones de financiamiento para viviendas o de consumo, confirmó el titular de esa entidad Víctor Urcuyo.

La medida, según el presidente de la Cámara de Urbanizadores (Cadur), Alfonso Silva, amenaza con terminar de hundir más a las urbanizadoras, que enfrentan un precolapso por el aumento en las tasas de interés.

Según Silva, la industria de la construcción de viviendas está al finalizar 2008 al borde del abismo financiero, debido a que las ventas bajaron hasta al 90 por ciento en comparación con 2007, cuando comenzó la crisis financiera internacional que afectó la economía local.

“A eso se le suma que a partir del primero de enero, entra en vigencia una normativa de la SIB, donde se establece que se va a restringir el crédito de consumo y el crédito hipotecario, donde se restringe a la banca que no permita que los clientes puedan asumir deudas que impliquen más del 40 por ciento de los ingresos del cliente”, señaló Silva.

Eso significa, según Silva, que si alguien gana mil dólares, tiene derecho a un préstamo que no supere obligaciones más allá de los 400. “Nosotros estamos peleando porque se eleve al 45%”, agregó.

SIB: “Queremos proteger a bancos y a clientes”
El superintendente de Bancos, Víctor Urcuyo, explicó que la aplicación de la disposición es a partir de enero del año entrante, y dijo que lo único que se busca es limitar el riesgo de los bancos, y procurar que los nicaragüenses sean consecuentes con sus acciones al momento de pedir préstamos.

“Ésta es una disposición que se ha adoptado en todos los países centroamericanos, porque lo que se busca es reducir el sobreendeudamiento de los ciudadanos y proteger a los bancos, sobre todo porque con la crisis internacional, se debe ser muy prudente”, dijo Urcuyo.

“Queremos que los nicaragüenses que pretendan endeudarse lo hagan de manera responsable, tomando en cuenta su verdadera capacidad de respuesta a los compromisos, ese es el fondo de esta medida”, añadió.

Según el presidente de Cadur, los socios de la Cámara demandan que el gobierno y la Asamblea Nacional prioricen el tema de las viviendas, como parte de las soluciones a la crisis económica que amenaza con colapsar al país.

Déficit insuperable
Según el Plan Nacional de la Vivienda de 2005, publicado en el portal de internet del Instituto de la Vivienda Urbana y Rural, para resolver el déficit de vivienda en Nicaragua se necesitarían 1,340 millones de dólares a 2025, pero dado que entre el gobierno, la empresa privada y algunas organizaciones no gubernamentales se invierten por año US$ 15 millones, el problema se solucionaría en 90 años (en 2090).

Si eso ocurría desde la puesta en marcha del plan en 2006, en 2007 se hubiesen construido 38,820 viviendas sociales; 40,318 viviendas en 2008 y 41,875 en 2009. Entre 2007 y 2008, según cálculos de la Cadur, no se han vendido más de 10 mil viviendas.

EL NUEVO DIARIO publicó ayer el aumento de las tasas de interés, tanto fijas como variables para los créditos hipotecarios hasta en un tres por ciento, y que como consecuencia, la venta de casas bajó al 90 por ciento al final del año.

La banca señala dos razones: la crisis financiera internacional que manda a restringir los recursos y resguardar el dinero, y la crisis política-económica local que eleva el estado de “riesgo país”, argumentos que rechazan las urbanizadores.