•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Al menos un reo muere cada mes en las cárceles de Nicaragua por enfermedades no atendidas, tortura o suicidios ocurridos en circunstancias no esclarecidas por las autoridades, denunció este jueves la estatal Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH).

"Eso es una cifra intolerable que debe alarmar" a las autoridades y a la sociedad nicaragüense, advirtió en rueda de prensa el representante de la PDDH Omar Cabezas, quien dijo sentirse con "mucha angustia, tristeza y decepción" por esta situación.

Una investigación del organismo determinó que entre abril de 2014 y febrero de 2015 murieron nueve reos, de los cuales dos se suicidaron en situaciones no esclarecidas y uno murió tras recibir una fuerte golpiza de un policía, que fue dado de baja y sometido a juicio por homicidio.

Otros cinco reos murieron por enfermedades que no fueron atendidas a tiempo por personal médico.

En las cárceles "cuesta que manden a un reo a ver la cuestión (condición) médica", lamentó Cabezas, quien también acusó al Ministerio de Gobernación (Migob), que controla a la policía y los penales, de ocultar los decesos.

La mayoría murió en las celdas de las estaciones de policía que últimamente son usadas para albergar reclusos, debido a que las celdas del Sistema Penitenciario Nacional tienen más de 10.379 reos, el doble de su capacidad.

Según Cabezas, algunos jefes de las estaciones de policía "son cómplices" de las violaciones de los derechos humanos que se cometen contra los reclusos.

Cabezas informó que la entidad investiga, además, un intento de suicidio de un reo ocurrido en una de las cárceles de máxima seguridad que el gobierno construyó recientemente.

La presidenta del Consejo de Familia de los reos que están confinados en esa cárcel, Blanca Guillén, denunció en enero pasado al diario La Prensa que los reclusos ahí sufren maltrato, tienen una pésima alimentación y carecen de buena ventilación.

El encargado de atender las cárceles de la PDDH, Alvaro Osorio, dijo a la AFP que los suicidios dentro de los cárceles se deben a la falta de control de las autoridades sobre los reclusos.