• Managua |
  • |
  • |
  • END

Pese a que Oswaldo Antonio Zamora Reyes (de 26 años) y Joel Eduardo Silva Acevedo (19) son jóvenes, tienen extensos prontuarios criminales, a los que, de ser inculpados, se sumarían los cargos por el robo agravado y homicidio de José Gregorio Urbina Rosales, de 24 años, quien el pasado 21 de febrero murió a tiros en el interior de un bus de la ruta 102.

Silva Acevedo tiene antecedentes por el asesinato de Juan José Rodríguez en 2011, delito por el que fue condenado a dos años de cárcel y uno de libertad asistida, porque en ese entonces era adolescente, y también fue enjuiciado por posesión de drogas, robo agravado y lesiones. Por este último tenía orden de captura, según el registro electrónico del Poder Judicial.

Por su parte, Zamora Reyes tiene antecedentes por robo en diferentes modalidades, incluyendo robo de autos en Estados Unidos --delito por el que fue deportado en 2009-- y portación ilegal de armas, confirmó el segundo jefe de la Policía capitalina, comisionado mayor Sergio Gutiérrez.

“Como familia pedimos justicia, porque en el tiempo que anduvieron libres no solo le hicieron daño a mi hijo, sino a otra gente: jóvenes y adultos. Es duro para uno ver tanta sangre derramada por asaltos en los buses. Él no va a resucitar, pero nos complace que estén presos”, apuntó María Agustina Rosales, madre del joven que murió en el incidente ocurrido en la ruta 102.

EL CRIMEN
La víctima abordó el bus de la Cooperativa Colón a las 6:45 p.m. del sábado pasado con el propósito de visitar Multicentro Las Américas, de lo que es testigo el conductor Manuel Reyes; sin embargo, cinco minutos después en la parada La Inmaculada once personas, entre ellos Zamora, alias “Bam-Bam”, y Silva abordaron la unidad de transporte.

Zamora discutió agresivamente con Urbina por un celular, lo amenazó y como este no se amilanó, forcejeó con él. Sacó un revólver y le disparó tres veces, asestándole dos tiros.

Mientras todo eso ocurría, Joel Silva permanecía vigilante en la parte trasera del bus, para evitar que el resto de pasajeros interviniera.

PRUEBAS
Entre las pruebas que la Policía remitió a Fiscalía, para acusar a los dos sospechosos, figuran las testificales de los pasajeros Jackson Duarte Morán y Gerald Solano Mancilla, y del conductor Manuel Reyes, quienes indicaron que Zamora disparó porque desde que abordó al bus se ubicó a la par de la víctima.

Los peritajes balísticos y químicos confirmaron que Zamora disparó, porque tenía residuos de pólvora en las dos manos: a su cómplice solo le encontraron en la mano izquierda; asimismo, en la casa de este sospechoso, habitante de Villa Austria, la Policía halló 4 tiros calibre 357.

Tras el delito, los ladrones salieron por la puerta delantera del bus, pero antes, supuestamente, Zamora le advirtió al chofer que si lo denunciaba lo iba a mandar a matar.

Los dos señalados por el homicidio del pasajero del bus se dedicaban a cometer robos con intimidación.

El comisionado general Juan Ramón Gámez, jefe de la DAJ, anunció que el operativo de reforzamiento de la seguridad ciudadana en el país sigue.

1 HOMICIDIO y un robo agravado han ocurrido dentro de un bus en lo que va del año, según la Policía.

22 AÑOS de prisión suman las penas máximas por homicidio (15) y el robo agravado (7).