EFE
  •  |
  •  |

La postura de Colombia en el contencioso de límites en el Caribe, promovido por Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, "no es de fuerza, sino jurídica", afirmaron el miércoles fuentes gubernamentales de Bogotá.

"No contemplamos escenarios de conflictos internacionales", aseguró a Caracol Radio el canciller colombiano, Fernando Araújo, en alusión a unas declaraciones de la víspera del presidente Daniel Ortega en las que advirtió de que el Ejército de su país "debe estar preparado" para una eventual acción bélica.

Ortega admitió el martes ante un auditorio militar en Managua que no puede comparar la "fortaleza militar" de Colombia, país al que acusó de actuar como un "imperio" en el Caribe, con la de Nicaragua, que pretende que la CIJ le reconozca la soberanía sobre el archipiélago colombiano de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

La CIJ tiene previsto dar mañana su fallo sobre las objeciones preliminares que Colombia interpuso a la competencia del tribunal en este caso, que se derivó de una demanda presentada por Nicaragua en 2001.

El país centroamericano pretende que le sea reconocido como suyo un territorio de más de 50.000 kilómetros cuadrados en el Caribe, sobre el que Colombia ha ejercido una soberanía histórica que Bogotá y Managua confirmaron en 1928, con el Tratado Esguerra-Bárcenas.

El documento fue considerado inválido por Managua, que alega que se adoptó cuando Nicaragua estaba ocupada por tropas estadounidenses.

"Nosotros creemos que debemos esperar el fallo, estudiarlo, y después hacer los comentarios respectivos", añadió el canciller, según el cual "la posición de Colombia no es de fuerza sino jurídica, porque Colombia tiene la soberanía de San Andrés desde hace 200 años".

Subrayó que su país está tranquilo ante la demanda nicaragüense en la CIJ.

Araújo agregó que las Fuerzas Militares de su país "están concentradas en el conflicto interno, en derrotar la amenaza terrorista, y no contemplamos escenarios de conflictos internacionales".