• Chinandega, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Zonal Chinandega

Para mediados de mayo, siete empresas, sesenta cooperativas y cien productores individuales, esperan la primera cosecha de camarón en pilas o granjas, ubicadas en el Delta del Estero Real y en el Golfo de Fonseca.

Se trata de la primera de las tres que realizan cada año, y las expectativas de los camaroneros es un significativo aumento de la producción en relación con 2014.

Ismael Wong, gerente general del grupo Deli Sea Joy Acuicultura Torrecillas, afirmó que el año pasado cultivaron 70 millones de libras de camarón y este 2015 esperan cultivar ente 10 y 20 millones de libras más.

“Esperamos esos 90 millones de libras en producto terminado, las cuales obtienen valor agregado y las exportaciones van hacia Estados Unidos, Europa y Asia, no hay cuotas, el mercado es libre”, expresó.

Añadió que este rubro genera 40 mil empleos directos e indirectos, dinamizando la economía del departamento y del país.

Wong manifestó que el camarón cosechado y procesado en Chinandega es de alta calidad y está muy bien posicionado en los mercados internacionales.

Por su parte, Raúl Ruiz, miembro de una cooperativa de 117 hectáreas, expresó que el año pasado cosecharon 2,500 libras de camarón y este año esperan cosechar 3 mil en el municipio de Puerto Morazán.

Expresó que el rubro del camarón genera en ese municipio un total de 400 empleos directos y junto al plátano, son los soportes económicos del municipio.

Marlon Martínez afirmó que abastece con insumos a los camaroneros y en la preparacion de las cosechas se requiere de madera de pino, para las compuertas de las granjas o pilas, de mallas para filtrar agua, así como de maquinaria pesada como retroexcavadoras y tractores.

Martínez, con experiencia en la producción de este rubro, revela que el rendimiento por hectárea de camarón cultivado de manera artesanal deja de entre 8 y 10 quintales. En cambio, la manera extensiva e intensiva oscila el rendimiento entre las 800 y 1,500 libras por hectárea.

  • Este artículo fue originalmente publicado en el Zonal Chinandega que circula gratis todos los viernes (con la edición impresa de El Nuevo Diario) en ese departamento.