Lésber Quintero
  • Rivas, Nicaragua |
  • |
  • |

Continúa estancado el proyecto turístico que pretende invertir hasta 3.5 millones de euros, para convertir la zona fronteriza de Peñas Blancas en una de las más modernas y atractivas de la región centroamericana.

Esta obra sería ejecutada por la Sociedad Frontera de Oro S.A. (Frondosa), en el sector de Sapoá, municipio de Cárdenas, a tres kilómetros del puesto fronterizo de Peñas Blancas.

Entre los inversionistas interesados en participar de este desarrollo turístico se encuentran chinos, italianos y panameños, según manifestó Alfonso Lovo, socio mayoritario de dicha sociedad.

La inversión tendría como finalidad construir dos hoteles, un puerto libre, una escuela de turismo, una plaza comercial con estación gasolinera, sucursales bancarias, casas comerciales, mercado de artesanías y restaurantes de comida nacional e internacional.

Según el inversionista, el proyecto lo han presentado al Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (Marena) y en la Alcaldía del municipio de Cárdenas, “pero desde aquí nos están bloqueando desde que asumió el alcalde Rodolfo Pérez”, indicó Lovo.

El proyecto se prevé ejecutar en una propiedad de 6 manzanas, que según el registrador público de Rivas, Pedro Muñoz, están legalmente inscritas a nombre de Frondosa con cuenta registral 31, 158 del Tomo 326, Asiento tres, Folio 185 y 234.

Dicha propiedad, que perteneció al Estado, fue donada en el 2001 a la Universidad Católica Agropecuaria de Estelí (Ucatse), por el gobierno del expresidente Arnoldo Alemán y cuando se constituyó Frondosa, el 29 de julio del 2004, la universidad representada por monseñor Abelardo Mata transfirió el terreno a Frondosa, a cambio del 30% de las acciones.

El Nuevo Diario trató de conocer la versión oficial de la Alcaldía de Cárdenas, pero el alcalde se abstuvo de brindar declaraciones, e igual ocurrió en la delegación del Marena en Rivas.

El proyecto que prevé generar 350 empleos se edificaría en las antiguas instalaciones donde funcionó la Dirección General de Servicios Aduaneros (DGA), de la frontera sur y que hoy están en escombros.

“Nosotros estamos interesados en invertir y si la municipalidad tiene interés en esta propiedad, estamos dispuestos a negociar con el Gobierno y recibir a través de una permuta una propiedad a cambio de esta, para desarrollar nuestro proyecto, porque no podemos seguir estancados, “concluyó Lovo.