• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |

Reintegrarse a sus familias de origen resulta una difícil tarea para niños y adolescentes que durante meses o años han permanecido bajo el amparo de un centro de protección, como lo es Aldeas Infantiles SOS, por lo que se hace necesario desarrollar un programa de acercamiento y adaptación que solo tiene dos salidas: éxito o fracaso.

Virgilio Bravo, director nacional de Aldeas Infantiles SOS, señaló que lo más difícil en el proceso de reintegración familiar es que el niño o adolescente acepte y se adapte a las condiciones con las que cuentan sus familias, principalmente las económicas, pues a pesar de tratarse del seno del cual provienen, llevan un fuerte lazo con el entorno, logrado en el centro de protección.

En ese sentido, indicó que en el programa de acogimiento familiar, en el que actualmente hay 470 menores de edad, se les suple de siete necesidades que consideran básicas para el pleno desarrollo de toda persona: alimentación, salud, educación, vestuario, vivienda, recreación y trabajo adecuado a su edad. Para ello tienen 68 casas con igual número de “madres SOS”.

Sin embargo, explicó Bravo, desde hace dos años la Organización de Naciones Unidas orientó a los centros de protección iniciar un proceso de “desinstitucionalización” de los niños y adolescentes que atiende, lo que quiere decir que las organizaciones como Aldeas Infantiles SOS deben buscar que se reintegren a sus familias de origen.

Andrea Ramírez, coordinadora de Desarrollo de Programas de Aldeas Infantiles SOS, apuntó que el proceso de reintegración, en el cual tienen el acompañamiento del Ministerio de la Familia, inicia haciendo un estudio sico-social de la familia del niño o adolescente, para determinar si cuenta con las condiciones básicas y si hay disponibilidad para readmitirlo.

“Generalmente hay disposición de parte de las familias, aunque las limitantes que se encuentran son de orden económico porque son de escasos recursos”, aseguró Ramírez, quien afirmó que la demanda de una reintegración puede venir de parte de la familia o del menor.

No obstante, Bravo dijo que hacen todo lo posible para lograr el objetivo, “porque la causa por cuestiones de pobreza para nosotros no aplica”.