• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |

El mercado de consumo de drogas está experimentando un cambio. Las drogas más caras están siendo sustituidas por otras menos costosas y más accesibles.

Francisco Bautista Lara, especialista en temas de seguridad y narcotráfico, dice que “habrá que ver si esta tendencia es irreversible y si se profundizará en el futuro”, debido a que “depende mucho del poder adquisitivo de los consumidores, de la demanda; de la capacidad de producción, la oferta; y de las condiciones de comercialización y de tráfico”.

A inicios de esta semana, la jefa de la Policía Nacional, Aminta Granera, aseguró que se enfrentan a un nuevo fenómeno: el ingreso de marihuana desde Honduras. “Esta droga está sustituyendo el problema de la cocaína que venía del sur al país”, enfatizó Granera, y dijo que readecúan los planes de seguridad en el campo.

“Después de la crisis económica mundial de 2008, en Estados Unidos y Europa se ha observado un fenómeno: ha disminuido el consumo de cocaína en estos países, que son los principales mercados de la droga, y ha sido sustituido por drogas sintéticas, más baratas y que se producen en su territorio. Al caer la demanda, es lógico que se reduzca la oferta y por lo tanto el tráfico de este producto que circula de Sur a Norte, pasando por Centroamérica”, explicó Bautista Lara.

Según el Informe Mundial sobre las Drogas 2014, elaborado por la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito, a nivel mundial se calcula que en 2012 entre 162 y 324 millones de personas, es decir del 3.5% al 7.0% de la población de entre 15 y 64 años, consumieron por lo menos una vez alguna droga ilícita, principalmente sustancias del grupo del cannabis, los opioides, la cocaína o los estimulantes de tipo anfetamínico.

OPORTUNIDAD DE “NEGOCIO”

El mismo informe señala que en los Estados Unidos “la impresión de que el consumo de cannabis no es tan peligroso ha conducido al aumento de dicho consumo.

Al mismo tiempo, cada año hay un mayor número de consumidores de cannabis que se acogen a tratamiento”.

Bautista Lara indicó que “todos los países tropicales (Centroamérica, el Caribe y parte de México) son territorios propicios para el cultivo de marihuana” y esto “se ha vuelto en estos tiempos en una especie de ‘oportunidad de negocio’ ante la modificación de los otros ‘mercados’”.

“Muchos consumidores han optado por la marihuana como ‘menos dañino’, que sigue siendo ilegal y peligroso, pero que es también más barato, requiere menos procesamiento y se cultiva fácilmente en países tropicales, a diferencia de la cocaína que requiere un procesamiento más complejo y proviene del Sur”, indicó.