•  |
  •  |
  • END

Aunque no son nuevos para muchos vinculados al gobierno los favoritismos de que disfruta la familia presidencial, encabezada por el mandatario Daniel Ortega, ayer por la mañana en una radio paraestatal, la primera dama Rosario Murillo mencionó a su hijo con el cargo de representante de la radio, prensa y televisión del gobierno, como parte de la delegación que acompaña al Presidente durante su visita a Rusia y a otros países
La señora Murillo, quien preside el Consejo de Comunicación y Ciudadanía, además de ser coordinadora de Comunicación de la Presidencia de la República, y del partido rojinegro, citó a su hijo Rafael Ortega Murillo como miembro de la delegación de su “papá”, esto enmarcado en la confusión de Estado-partido-familia.

Nepotismo no sorprende
Aunque oficialmente son cargos delegados sin reconocimiento constitucional, y la “mamá” primera dama aseguró hace algunos meses que todos ellos hacen trabajo “voluntario”, lo cierto es que a esta confusión se le denomina nepotismo, o la preferencia que algunos gobernantes o funcionarios públicos tienen para dar favores o empleos públicos a familiares.

Nelson Reyes, directivo de la Unión de Radiodifusores de Nicaragua, expresó que desconoce sobre el cargo mencionado, pero no hay que sorprenderse, pues los que están en el poder buscan cómo favorecer su gente más cercana.

“Eso también lo hacía Somoza. Pero esas situaciones se deciden en las elecciones. Por el momento yo estoy trabajando y nadie del gobierno me ha molestado. Nos sentimos bien conque tengamos nuestra señal de transmisión”, dijo Reyes, expresando que el único control que el gobierno ha impuesto es el de la publicidad estatal.

Un acto de corrupción
Por su parte, Marcos Carmona, Director de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, comentó que si el hijo de la pareja presidencial recibiera un cargo en el Estado, a eso se le denominaría nepotismo, considerado un acto de corrupción y algo contra lo cual han luchado desde esta organización.

“Desde que el Presidente de la República y marido de la señora Murillo le concedió a ella los cargos que ostenta en su gobierno, interpusimos un recurso por inconstitucionalidad. De eso hace dos años, y la Corte Suprema de Justicia sigue sin pronunciarse al respecto”, expresó.

El director de la CPDH señaló que la Asamblea Nacional debería averiguar sobre la legalidad de estos nombramientos, ya que esta práctica es un común denominador de gobiernos que se distinguen por ser verticalistas, que fomentan la corrupción y no respetan el profesionalismo.

Los que antes criticaron
Mientras tanto, Georgina Muñoz, enlace nacional de la Coordinadora Civil, CC, indicó que Ortega fue uno de los que más criticaron el nepotismo, pero ahora hace lo mismo y de una manera totalmente abierta.

La representante de la CC recordó que el partido de Daniel Ortega no está más que consolidando sus metas planteadas desde antes de las elecciones presidenciales de 2006, las cuales tienen 5 pilares estratégicos fundamentales, entre los cuales el cuarto es el dominio de los medios de comunicación.

“Lo que este gobierno demuestra es debilidad en la institucionalidad e irrespeto por las leyes establecidas”, señaló Muñoz.