Ingrid Duarte
  •  |
  •  |

La Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua identifica el abigeato, el despale y el tráfico de madera como los delitos más comunes en los municipios que bordean el lago Cocibolca, y por supuesto el tráfico de drogas que circula de los países del Sur con dirección al Norte. El contralmirante Marvin Corrales, jefe de la Fuerza Naval, manifestó que en este importante cuerpo de agua están luchando decididamente contra el narcotráfico y el crimen organizado.

Para esto, en la zona de Granada, la institución mantiene en operaciones el Destacamento Naval de Aguas Interiores “Hilario Sánchez” con el cual buscan brindar seguridad a los nicaragüenses. “La misión es brindar protección a los pescadores y a las embarcaciones que trasladan personal para coadyuvar a la seguridad del país. Para lograr esto, tenemos diferentes puestos de control ya sea en El Menco, Colón, Cárdenas, San Miguelito, San Carlos, Puerto Díaz, entre otros lugares.”

A través de estas bases de control, el Ejército está desarrollando acciones y estrategias para crear un sólido muro de contención a fin de evitar el trasiego de la droga. “La efectividad está dada con la presencia y vigilancia en el lago, nosotros hacemos más difícil la labor de los narcotraficantes”, agregó.  

Coordinación
En el caso de los abigeatos que ocurren principalmente en la franja de San Miguelito y Papaturro, en el departamento de Río San Juan, el alto mando militar apuntó que esto se atiende coordinadamente con los miembros de la Policía Nacional, igual que como sucede con el tráfico de bienes arqueológicos en el archipiélago de Zapatera.

El Contralmirante Corrales destacó que este año la institución estará cumpliendo 35 años de haberse fundado y que en ocasión de esto el compromiso de sus miembros es mayor.