•  |
  •  |
  • END

Holanda anunció el jueves que no pagará los 12 millones de euros de ayuda al gobierno nicaragüense previstos para 2008 y 2009, debido a las cuestionadas elecciones municipales del 9 de noviembre.

“No me parece razonable entregar una ayuda directa al gobierno sandinista que ha hecho lo posible para impedir unas elecciones libres y honestas”, declaró el ministro del Desarrollo, Bart Koenders, en un comunicado.

De esta manera, Holanda suspendió la transferencia de seis millones de euros prevista para finales de año y también la que debía realizarse en 2009.

Sin embargo, el comunicado precisa que se seguirá transfiriendo la ayuda holandesa al desarrollo, destinada principalmente a la educación sexual, a la sanidad y al respaldo a las empresas.

La oposición de Nicaragua reclama la anulación de los comicios del 9 de noviembre, los cuales califica de “fraudulentos”.

Fueron muy pocos los observadores independientes que recibieron la autorización de seguir las elecciones, durante las que el Frente Sandinista de Liberación Nacional, del presidente Daniel Ortega, obtuvo la victoria en 105 de los 146 municipios, según los resultados oficiales.

Tanto la Unión Europea como Estados Unidos han puesto en duda la legitimidad del resultado de estas elecciones municipales.

¿También fuera de HIPC?
El ex canciller de Nicaragua, Norman Caldera, advirtió ayer que Nicaragua podría quedar fuera de la Iniciativa de Países Pobres Altamente Endeudados, HIPC, por sus siglas en inglés.

Caldera recordó que a través de esta iniciativa, a Nicaragua le fueron condonados 4 mil 600 millones de dólares de su deuda externa, y Nicaragua está incumpliendo dos requisitos fundamentales: transparencia y gobernabilidad.

La HIPC permitirá que países como Nicaragua reduzcan su deuda externa, a casi la mitad, y combinada con otros programas elaborados por las naciones acreedoras o el Club de París, que la rebajen hasta dos tercios.

“La HIPC tiene una serie de requisitos, y si no los cumplen, los países pueden exigir el pago de la deuda que se tenía antes, los requisitos son gobernabilidad y transparencia, la advertencia tiene fundamento en la realidad”, manifestó Caldera.

Indicó que para Nicaragua se vienen serios problemas económicos en 2009.

Caldera, quien fue canciller durante los cinco años del gobierno de Enrique Bolaños, y ministro de Fomento durante la Administración de Arnoldo Alemán, dijo que “la HIPC no es un perdón ni olvido total, pues había cierta condicionalidad”.

De las 22 naciones beneficiados por la HIPC, 18 son africanas y cuatro latinoamericanas: Bolivia, Honduras, Guyana y Nicaragua, y es nuestro país el que se beneficia del mayor alivio de la deuda.