Ingrid Duarte
  •   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Mucho de los caballos que van y vienen por las calles coloniales de Granada parecen extenuados, pues la Municipalidad no dispone de una ordenanza que regule el peso máximo de carga, indicó el concejal Rodrigo Monterrey. En la ciudad operan más de 40 coches halados por equinos con fines turísticos, cuya carga se maneja a voluntad de sus propietarios, lo cual pone en riesgo el bienestar y la vida de estos animales.

Aunque “lo normal” supuestamente son cuatro pasajeros más el auriga (cochero), muchas veces los carruajes son sobrecargados incluso hasta con siete personas, sin embargo, el presidente de la Asociación de Aurigas de Granada, Carlos Castro España, dice que cada uno de los asociados se autorregula para seguridad de los caballos.  

“Ordenanza no existe pero sí hay autorregulación de parte nuestra. Lo normal son cuatro personas más el chofer, más carga no porque se maltrataría al animal y se corre el riego de quebrar el coche”, manifestó.

Carretoneros
Según Castro, el problema de la sobrecarga ocurre con los carretones que brindan el servicio de acarreo y que montan hasta 40 quintales de peso. Sin embargo, el carretonero, Dennis Manuel Sequeira indicó que el peso promedio que puede trasladar un caballo es de 15 quintales.

“Aquí en el mercado he visto que a un caballo le montan 25 o 30 quintales; sacos de arroz, azúcar y un montón de cosas más. Yo lo más que le monto son diez quintales porque tengo que cuidarlo”, dijo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus