•  |
  •  |
  • END

El Arzobispo de Managua, monseñor Leopoldo Brenes, expresó ayer su preocupación por la suspensión de los fondos de la cooperación internacional, e hizo un llamado a los políticos para que “dejen de pensar en sus partidos y comiencen a trabajar por la clase pobre”.

“Es preocupante, porque somos un país que necesita del apoyo de otras naciones”, dijo monseñor Brenes, entrevistado por el periodista Arturo Mcfields, de Canal 12.

Mensaje a los políticos
Monseñor Brenes considera que “éste es el momento oportuno, en el cual cada uno de los políticos no piensen en sí mismos, no piensen en su partido, sino que piensen en el bienestar de los pobres que necesitan verdaderamente soluciones”.

“Es un reto inmenso el que tiene nuestra clase política”, dijo el Arzobispo de Managua, antes de leer su mensaje a los nicaragüenses en estas festividades navideñas y de fin de año.

Mensaje íntegro
A nuestros presbíteros y diáconos, a nuestros religiosos y religiosas, a todo el pueblo católico de nuestra Arquidiócesis de Managua y a todos aquellos hombres y mujeres de buena voluntad.

Celebrar la Navidad no es sólo intercambiar regalos o escribir una tarjeta que diga: Feliz Navidad.

Para todos los católicos, Navidad es el acontecimiento central de la historia, la encarnación del verbo divino a la redención de la humanidad, el cumplimiento de la promesa del buen Dios: “Les enviaré un Redentor, el Emmanuel, el Dios con nosotros”.

La llegada del Redentor exige una buena preparación, por eso nuestra liturgia de adviento en estos días, nos ha insistido desde la persona de Juan el Bautista, a quien le ha encomendado una misión especial llamándonos a enderezar nuestras vidas, a tomar conciencia de nuestras malas acciones y ponerlas todas ellas según la persona de Cristo.

“Yo soy la voz que grita en el desierto, preparado en el camino del Señor, rectifica tu senda”, gritó Juan el Bautista a esa generación.

Considero estos días de Navidad como momentos cruciales para hacer una revisión de nuestras vidas y dejarlas conducir por el divino espíritu hacia caminos verdaderos de reconciliación, y que podamos experimentar una real conversión desde la radicalidad que esto significa.

Cuando Saqueo es llamado por Jesús y le dice que se hospedará en su casa, éste lo quiere recibir desde un Saqueo nuevo: “Daré Señor la mitad de mis bienes a los pobres, y si en algo defraudé a alguno, le devolveré el cuádruplo”.

Hoy ha llegado la salvación a esta casa, pues el Hijo del Hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido.

No podemos negar que hemos vivido momentos muy duros en las últimas semanas y que muchas heridas que ya iban cicatrizando se han abierto nuevamente. Pronósticos nada positivos en el plano económico, producto de la crisis mundial podrán golpearnos fuertemente a todos sin excepción.

Sin embargo, somos un pueblo de fe profunda que confía en Dios, que nunca nos abandona, y que al igual que a los apóstoles en medio de la tormenta zarandeaba la barca a los que temieron, el Señor les dice: “Hombres de poca fe, si confían en Él no hay duda que los llevará a puerto seguro”.

Por eso como padre, pastor y amigo, les exhorto que hoy más que nunca debemos de estar unidos, reconocer nuestras limitaciones, afrontarlas con valor, corregir lo que hay que corregir, pues equivocarnos es parte de nuestro ser humano, pero también al igual que el hijo pródigo, tomar la decisión radical.

Los nicaragüenses sabemos levantarnos de situaciones difíciles. En este tiempo de Navidad quisiera hacerme eco de un hermoso consejo que el papa Juan XXIII dirigió a un obispo: “Orienta tu vida por el camino de la humildad, mientras seas humilde, Dios te puede llevar a grandes alturas, pero si permites que la soberbia se apodere de tu alma, muchas vergüenzas cubrirán tu vida”.

María Santísima, la madre del Redentor, nos guíe por el camino de la humildad, para que podamos decir con ella: “Ha visto la humildad de su esclava y por eso ha hecho grandes cosas el Todopoderoso”.

En está Navidad, que el encuentro con el Niño Jesús nos haga personas que no piensen sólo en sí mismas, sino que se abran a las expectativas y necesidades de los hermanos y así nos convirtamos en verdaderos testigos de la luz.

Feliz Navidad a todos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus