Leyla Jarquín
  •  |
  •  |

El alto valor nutricional y el bajo costo del huevo, respecto a otras proteínas, lo hacen un componente ideal para el desayuno o la merienda de los niños y las niñas en edad preescolar, que también se ven beneficiados en el desarrollo de su aprendizaje al consumir este alimento, del cual se producen más de 50 mil cajillas diariamente.

Ante tales beneficios, la Comisión Nicaragüense del Huevo (CNH9) y la Red NicaSalud lanzaron una campaña para promover el consumo del huevo, especialmente entre la niñez de 3 a 5 años de edad. “Pretendemos sensibilizar, informar y educar a la comunidad educativa sobre la importancia de una buena alimentación y nutrición para que puedan rendir en la escuela”, señaló Josefina Bonilla, directora de NicaSalud.

La especialista destacó que el huevo contiene vitaminas A, D, E, K y varias del complejo B, así como los minerales hierro, selenio y cinc, lo cual se suma al bajo costo del huevo respecto a otras proteínas como la carne. “Y al saber que una buena parte de la población no tiene energía eléctrica y no puede conservar carne y otros alimentos donde hay proteínas, entonces el huevo está al alcance”, agregó.

Cinco departamentos
La campaña de la CNH y la Red NicaSalud abarcará a 200 escuelas con preescolar de cinco departamentos y municipios del país: Madriz, Nueva Segovia, Ciudad Sandino, La Paz Centro y Nagarote. En vista de eso, NicaSalud trabajará con organizaciones no gubernamentales que son sus aliadas en esas localidades.

“No solamente bastan buenos maestros para que el niño o la niña aprenda, también tienen que estar bien nutridos”, subrayó Bonilla.

El lanzamiento se llevó a cabo ayer en el colegio Madre del Divino Pastor, en la capital, donde docentes y estudiantes recibieron charlas sobre el valor nutricional del huevo y las diversas formas en que se puede consumir: cocido, frito, entero o revuelto, con cebolla y chiltoma, o solo con jamón, con kétchup o solo el huevo con su sabor natural.

“El huevo es bueno y saludable. Nos ayuda a crecer sanos y fuertes, y a desarrollar nuestro aprendizaje”, expresa con entusiasmo Beatriz Carolina Reyes Quant, de cinco años y estudiante de III nivel. Su compañera Sara Monserrat Ríos Pérez dijo que a ella le gusta en el desayuno y en la cena.

En tanto, la docente de II nivel Martha Cecilia Silva indicó que en las reuniones con los padres de familia orientan mandar a los niños y las niñas con meriendas saludables y que la mayoría sigue la recomendación. Además, fomentan que los pequeños se laven las manos antes de comer y después del recreo.