Tania Sirias
  •  |
  •  |
  • END

La protección del cerro Mokorón y la oposición contra el proyecto minero Las Crucitas fueron los casos emblemáticos en defensa al medio ambiente este año. La sociedad civil y los organismos no gubernamentales desempeñaron un papel importante, ya que ejercieron presión sobre las instituciones del Estado encargadas de la conservación de los recursos naturales de nuestro país, señaló el informe del Centro Humboldt.

Víctor Campos, subdirector de este organismo, señaló que todavía existe descoordinación entre las instancias gubernamentales como el Ministerio de los Recursos Naturales, el Instituto Nacional Forestal y el Ministerio Agropecuario Forestal, que reflejan una baja en la eficiencia y eficacia de los fondos.

Esfuerzos a media
Campos afirmó que este año se hicieron esfuerzos en materia ambiental, pero aún falta mucho por hacer. “Un logro fue la entrada en vigencia del Código Penal con los delitos ambientales incorporados, el Proyecto Amayo de generación de energía eólica, y la actuación con responsabilidad al entregar permisos para actividades específicas”.

Sin embargo, destacó que la gestión de 2008 fue muy similar a la de años anteriores. “Se esperaba más participación de la gente, mayor apertura a otros sectores, pero, al contrario, hubo dificultad de consenso con los responsables de proyectos institucionales”, dijo el funcionario del Centro Humboldt.

Igualmente, destacó de manera importante la entrada en vigencia de la Ley General de Aguas Nacionales, pero no se logró el nombramiento de la Autoridad Nacional del Agua, a pesar de la insistencia de la sociedad civil.

Aguas siguen contaminándose
El informe de año también abordó el retraso en el proyecto de saneamiento del lago Xolotlán, pues a la fecha todavía siguen pendientes los mecanismos de financiamiento de la planta de tratamiento.

Reiteró que el lago Cocibolca y el río San Juan continúan en proceso de deterioro sin que se tomen medidas al respecto. También la Alcaldía intentó frenar el deterioro provocado por las urbanizadoras ubicadas sobre la zonas de recarga del manto acuífero de Managua.

“Vemos que se pretende la construcción de un canal húmedo que atravesaría el país y que afectará de manera irreversible el lago Cocibolca y el Río San Juan. Todo esto ha impacto en la calidad y cobertura del agua, sobre todo en el sector urbano. Hay muchos barrios en la capital donde el agua llega sólo por unas horas”, afirmó Campos.

Elecciones: una cortina de humo
Además, lamentó que los diputados ante la Asamblea Nacional tuvieron un pobre desempeño, y ocuparan las elecciones municipales como cortina de humo, con el fin de no aprobar leyes en beneficio del medio ambiente.

Julio Sánchez, oficial de biodiversidad del Centro Humboldt, afirmó que los legisladores pusieron de pretexto los comicios para no declarar el cerro Mokorón, Parque Nacional para su preservación.

“Los diputados están actuando de manera negligente, pues no han tomado acciones concretas sobre las evidencias de urbanizar el área. Además, están priorizando los intereses del Ejército y no el de la población”, dijo Sánchez.

En el caso de Las Crucitas, a pesar de que el proyecto minero se encuentra detenido, éste ya provocó impacto en 50 hectáreas que sirven de tránsito a la lapa verde, declaró Angélica Alfaro, oficial de industrias del Centro Humboldt.

“De entrar en operaciones la empresa, afectará a más de 30 municipios que están en la ribera del río San Juan, pero sobre todo será una violación a tratados internacionales ambientales”, indicó Alfaro.

Es por ello que organismos como el Centro Humboldt, la Fundación del Río, el Centro para la Investigación de los Recursos Acuáticos, CIRA, y la sociedad civil continuarán ejerciendo presión sobre las instituciones de gobierno y proteger el medio ambiente”, concluyó Víctor Campos.