•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Por lesiones sicológicas y maltrato físico fue denunciada Nelly Márquez de Alonso, la fundadora y directora del Jardín Infantil María Montessori, en Managua, quien aparece golpeando a dos estudiantes de dicho centro en dos vídeos que circularon en las redes sociales el pasado miércoles y que provocaron que el Ministerio de Educación (Mined) iniciara un proceso investigativo del caso.

Los padres de la niña, la que se observa en uno de los vídeos recibiendo golpes en la cabeza por parte de Márquez de Alonso, interpusieron la denuncia en la delegación V de la Comisaría de la Mujer y la Niñez de la Policía Nacional. La grabación muestra a la mujer dando una palmada en la cabeza de la pequeña y diciéndole: “Usted puede contestar en su casa, pero aquí respeta”, seguido de dos manotazos más en el mismo lugar.

El papá de la niña, de 5 años y estudiante de III nivel, dijo a El Nuevo Diario que se enteró de la situación por un amigo que vio el vídeo en la red social Facebook, lo cual, aseguró, lo dejó “consternado”. Agregó que junto a su esposa decidió interponer una denuncia para sentar un precedente y evitar más casos de maltrato infantil en otros preescolares.

Manuel Ignacio Lacayo, representante legal de la pareja, explicó que los delitos de lesión sicológica y maltrato físico están contemplados en el Código Penal y que dependiendo de si los daños son leves o graves, la ley establece de 6 meses a un año de prisión y de 1 año a 2 años de prisión, respectivamente. En la denuncia también apelan al artículo 523 del Código Penal, referido a las agresiones contra las personas.

El otro vídeo
En un segundo vídeo, que fue subido a YouTube y rápidamente circuló en otras redes sociales, se observa a Márquez de Alonso colocando una papelera plástica en la cabeza de un niño como castigo porque estaba sacando la basura del cesto, y posteriormente dándole un manotazo en la cabeza advirtiéndole que no lo vuelva a hacer.

Ayer a primera hora miembros de la Dirección de Consejería Escolar del Mined llegaron a dicho centro e interrogaron a Márquez de Alonso, quien justificó la agresión señalando que tuvo que reprender a la niña porque llegó con una mala actitud y en el caso del niño dijo que aprendió la lección con el castigo que le impuso, además admitió que el niño es autista, confirmó el delegado del Mined en Managua, Sergio Mercado.

El Nuevo Diario visitó las instalaciones del kínder María Montessori y constató que varios niños y niñas estaban en clases, pero una mujer que no quiso identificarse solo señaló que la denuncia se trató de un “golpe bajo” de parte de una docente que fue despedida recientemente.

En tanto, la Federación Coordinadora Nicaragüense que trabaja con la Niñez y la Adolescencia,  expresó su preocupación ante esta situación, porque se está “violentando expresamente lo establecido en el Código de la Niñez y la Adolescencia y el Código de la Familia”.

“Los colegios públicos y privados deben contar con mecanismos de protección que tienen como fin resguardar la integridad física, sicológica y sexual de niñas, niños y adolescentes frente a la violación de sus derechos”, añadió la organización en un comunicado.

La procuradora Especial para la Niñez y la Adolescencia, Martha Toruño, apuntó por su parte que es necesario capacitar y sensibilizar a toda la sociedad, incluidos los docentes, sobre los derechos de la niñez, contenidos en la Convención sobre los Derechos del Niño. “Hay que enseñarles que los niños son sujetos de derecho, no objetos”, puntualizó.

La especialista en educación, Josefina Vijil, afirmó que la violencia contra un niño o niña es inaceptable y resaltó que la edad preescolar  es fundamental, porque se construye el conocimiento y las personas aprenden a quererse y valorarse.

El Código de la Niñez y la Adolescencia prohíbe todo acto de violencia de parte de un docente hacia sus estudiantes.

"Es inadmisible, intolerable e injustificable que en un centro de educación preescolar se propine maltrato a los niños y las niñas, no podemos permitir ninguna forma de maltrato”.  Carlos Emilio López, DIPUTADO.