•   Managua  |
  •  |
  •  |

Mientras el Ministerio de Educación (Mined) está a punto de anunciar su decisión sobre  el futuro del kínder Jardín de María Montessori, en la red circula un nuevo video donde la profesora y directora del centro, Nelly Márquez de Alonso, aparece maltratando a varios estudiantes.

En el video se muestra a la directora del centro reprendiendo a un niño con síndrome de Down, a quien le da un manotazo en la cabeza y luego lo toma del brazo para obligarlo a sentarse en su asiento.

Este es el tercer video que aparece esta semana de la profesora que ha sido acusada por lesión sicológica y agresión física, ambos delitos contemplados y sancionados en el Código Penal, tras darse a conocer el jueves pasado dos videos en los que golpea varias veces en la cabeza a sus estudiantes.  

“En capilla”

Entre hoy y mañana, las autoridades del Mined anunciaron que comunicarán si cierran o no el centro,  tal y como lo anunció Sergio Mercado, delegado de esa institución, pese a que desde el viernes se contaba con la autorización para su cierre definitivo.

“La comisión investigadora tenía la recomendación de cerrar definitivamente el centro; hemos tomado en cuenta la opinión de los padres de familia, la mayoría pide que el centro se mantenga y aperture nuevamente,  nosotros estamos llevando ese insumo a la comisión para tomar una decisión definitiva”, explicó Mercado al término de la reunión de representantes del Mined, autoridades del kínder y delegado de Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua (Anden), el diputado José Antonio Zepeda.

EDITORIAL: Alerta en la educación infantil

El representante legal de los padres de la niña, a la cual la profesora le pega en la cabeza en el primer video, Manuel Ignacio Lacayo consideró que los padres pidieron que no se cierre el colegio, porque no iban a poder matricularlos en otro.
Graves consecuencias

Para el presidente del Foro Eduquemos, Ernesto Medina, el mensaje de este tipo de actos es de sometimiento, la imposición de un sistema donde “es mejor estar sometido, callado, hacer lo que dice el que tiene la autoridad y que eso le va a garantizar tranquilidad y hasta el éxito, porque en algunas escuelas el bien portado y sometido es el que tiene las buenas calificaciones, el inquieto, el que pregunta, es el problema”.

A esto se suman otras consecuencias en el grupo de alumnos, ya que asegura, si uno ve el video nota que los niños se ríen de lo que le está pasando “y eso va creando una distorsión en las relaciones sociales, que de mantenerse va a tener gravísimas consecuencias más adelante, porque se puede desarrollar la percepción de que a los débiles se les puede ofender, se les puede castigar físicamente y que los demás nos podemos reír de la desgracia ajena”.

Para Oscar Sosa, quien durante cinco años se desarrolló como maestro de un preescolar comunitario de Ciudad Sandino, condenó el actuar de Márquez de Alonso al calificarlo como un acto violento que, además de afectar la integridad física del niño, podría traer un trauma para el niño al ser además un caso tan público.

“El maestro realmente tiene que ser un artista de la enseñanza, que pueda controlar el comportamiento de sus niños, sondear las actitudes, comportamiento en un período. El maestro conoce las necesidades y actitudes del niño, cómo se desarrolla”, indicó.

Sosa manifestó, además, que es necesario que haya mayor comunicación entre padres y maestros, para conocer maneras de corregir, que ambos pueden tomar en cuenta para no castigar agresivamente al niño.

Debilidades

Según cifras oficiales, para 2013 al menos seis de cada diez profesores de preescolar en el país no contaban con una educación formal para la enseñanza inicial, por lo que expertos señalan que más allá de la matrícula en esta etapa educativa, los esfuerzos deben centrarse en que los docentes cuenten con herramientas para poder brindar una educación de calidad necesaria para niños de entre tres y cinco años.

Silvio Gutiérrez, director ejecutivo de Fe y Alegría, expresó que esta situación es preocupante, ya que si bien se han desarrollado guías y capacitaciones para mejorar la formación docente, se deben ampliar estos esfuerzos en esta materia debido a que esta etapa “es una base importante para los aprendizajes futuros de
los niños”.

El experto sugirió que el desarrollo del área psicosocial debe ser una de las más importantes en esta etapa, mediante la articulación de algunos temas y actividades que tienen que ver con el lenguaje y los valores, pero con actitud y actividades lúdicas y metodologías activas.

Relacionada: Mined: “Hay elementos para cerrar” kínder