Leyla Jarquín
  •   Managua  |
  •  |
  •  |

La falta de recursos humanos en la Dirección de Consejería Escolar del Ministerio de Educación, Mined, limita el trabajo de supervisión que esta institución debe realizar en centros públicos y privados para garantizar que operen bajo criterios de calidad y buen trato hacia los estudiantes, señaló el especialista en Educación del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, IEEPP, Alex Bonilla.

Según Bonilla, quien fungió como asesor pedagógico de la delegación del Mined en Managua, la carencia de personal es la razón por la que el monitoreo de los procesos pedagógicos y logísticos de los colegios se enfoca en los centros públicos, a lo cual hay que agregar que los planes de visitas no se cumplen en su totalidad.

El debate sobre la regulación a los procesos de enseñanza y condiciones físicas de centros privados se activó la semana pasada, luego de que circularan dos videos en los que aparece la directora del kínder María Montessori de Altamira, en Managua, golpeando en la cabeza a una niña y un niño, por lo que el Mined inició un proceso investigativo.

Manuel Ignacio Lacayo, abogado de los padres que denunciaron ante la Policía Nacional a Nelly Márquez de Alonso, directora del centro, informó a El Nuevo Diario que la decisión del Mined podría darse a conocer hoy o mañana, pues la investigación inició el pasado viernes y el caso está en manos de una comisión nacional de educación.

Visitas selectivas

Bonilla indicó que incluso entre los centros públicos, se prioriza a los que ofrecen preescolar y primaria, situación que, a su juicio, podría acentuarse ahora que el Mined está ejecutando una reforma en el programa de enseñanza en primero y segundo grados, la cual consiste en aplicar el método Fonético, Analítico y Sintético (FAS).

Afirmó que cada delegación del Mined cuenta con un equipo de supervisores, que se conocen como asesores pedagógicos, y dentro de ellos hay un consejero escolar encargado de dar seguimiento a casos de maltrato en los colegios como el que se denunció en el kínder Montessori de Altamira.  

Sin embargo, el personal resulta insuficiente, pues apuntó que en la delegación del Mined en el Distrito VI de la capital, que es el que abarca la mayor cantidad de centros, solo hay tres supervisores. Otros casos que conoce Bonilla son el Distrito III, que tiene dos supervisores; el Distrito VII, con tres, y el municipio de San Rafael del Sur, con tres.

Bonilla refirió que los colegios privados solo reciben una visita, que es la que debe realizar un equipo técnico en un plazo de quince a treinta días hábiles contados a partir de la presentación de la solicitud de apertura del centro, de acuerdo con el Manual para el Funcionamiento de Centros Educativos Privados y Subvencionados.

Más monitoreo

Entre las causas de cancelación que contempla dicho manual está la “violación a los derechos de la niñez y adolescencia debidamente demostradas ante las autoridades competentes”, mientras que entre las obligaciones está la de “recibir visitas de seguimiento que realicen funcionarios del Ministerio de Educación”.

Por su parte, el presidente del Foro Eduquemos, Ernesto Medina, señaló que la falta de supervisión de los preescolares privados se debe a que este nivel no ha sido considerado parte del sistema educativo. “Eso hizo que proliferarán estos centros privados, algunos organizados por las mismas comunidades”, dijo.

Según Medina, más del 50% de los niñas y niñas que reciben educación preescolar lo hacen en centros privados o comunitarios.