•   Managua  |
  •  |
  •  |

El secretario general de la asociación española Trafpol-Irsa (Policías por la Seguridad Vial), José Escalante, quien visitó Nicaragua para brindar un curso sobre  Seguridad Vial en el Trabajo,  dijo que las condiciones  para reducir la accidentalidad en el país están dadas y se declaró en contra de eliminar las sanciones para quienes infringen la ley.

“Nos ha sorprendido gratamente que los viales están relativamente bien, también hemos visto un parque automovilístico en muy buenas condiciones, bastante nuevo, frente a otros países de Latinoamérica, esos dos datos son importantes para lograr seguridad vial y menos accidentalidad”, apuntó.

Escalante sostiene que se debe “influenciar mucho en el comportamiento humano”.

“Porque si el vehículo es bueno y la carretera está bien, pero la persona no se comporta adecuadamente, difícilmente resolveremos la accidentalidad”, agregó.

Actitud

La accidentalidad en Nicaragua ha sido atribuida a un problema de actitud, por lo que las fuerzas políticas parlamentarias decidieron reformar la ley para imponer multas más drásticas, una medida que ha sido criticada por algunos sectores sociales que, incluso, presentaron una iniciativa que busca reformar la nueva Ley de Tránsito.

Carlos Kabistán, coordinador de uno de esos  sectores (conocido como Caravana Popular 2015), indicó que ellos están conscientes de la necesidad de reducir los accidentes, pero no creen que las multas por sí solas sean la solución, sino que hay que buscar formas para educar  a la población.

“Lo que resiente (la población) son los abusos cometidos por algunos policías, porque uno está consciente cuando cometió una infracción…”, señaló.

Evaluar

“No hay que quitar la sanción (pero), que sea educadora, es decir que cambie las conductas”, afirmó por su lado Escalante.

Para el experto, es necesario evaluar si lo que se ha hecho, ha disminuido la accidentalidad o si se requiere de otro tipo de medidas.

En ese sentido, esta semana el jefe de la Dirección General de Tránsito, comisionado mayor  Roberto González, dijo que en lo que va del año han registrado una reducción en el número de muertos y lesionados en accidentes de tránsito.

Según González, este año contabilizan 1,000 lesiones en accidentes de tránsito, frente a 1,200 que había en el mismo período del 2014.

Agregó que en lo que va del año han muerto 130 personas en accidentes viales, mientras que en 2014 la cifra era de 142 fallecidos.

“Ha bajado fundamentalmente lo que es la cifra de lesionados y muertos, que es lo más importante”, recalcó González.

En España, precisó Escalante, cada año morían entre 5,000 y 6,000 personas en accidentes de tránsito, pero tras un consenso social y político que dio paso a novedosas reformas, entre las que destacan las que castigan con cárcel algunos tipos de infracciones, ahora se contabilizan unos 1,500 decesos por año.

Entrega delivery en la mira

ANÁLISIS • Trafpol-Irsa (organización formada por policías especialistas en seguridad vial que ha trabajado en España y Latinoamérica) ha  analizado los datos estadísticos de muchísimos países, incluyendo Nicaragua, y estos indican que probablemente  de cada 6 o 7 fallecidos por accidente,  3 o 4  murieron en el desarrollo de su jornada laboral.

Alba Mara Baldovinos, secretaria general de la organización de apoyo  humanitario “Personas Unidas en el Dolor”, PUDE,  reveló que  han recibido quejas contra farmacias y restaurantes  que tienen el servicio de entrega inmediata (delivery), porque  les exigen a sus empleados entregar lo más rápido posible el producto e inclusive le dicen al motorista que entre más viajes haga, más ganará.

“Nosotros lo que vamos a proponer es que visitemos estos lugares para darles una plática o un seminario a ellos, para que cambien de actitud, porque  no pueden  presionarlos, esa gente (los empleados) anda desesperada diciendo ‘si no llego a tiempo, me van  a correr y le van a dar a otro el trabajo’”, denunció la activista, quien indicó que han conocido de casos de empleados que se han accidentado por cumplir los tiempos de entrega y han quedado parapléjicos.

Por su parte, Ramón Zúniga, instructor de manejo de Casa Pellas, empresa que está desarrollando un programa de prevención de accidentes como parte de su responsabilidad social empresarial, indicó que la Policía ya está regulando la situación con las empresas delivery.