•   Managua  |
  •  |
  •  |

El asesor de la Presidencia para asuntos económicos, Bayardo Arce, instó ayer a las universidades a replantear su oferta educativa. Durante la lección inaugural en la Universidad Americana (UAM), el funcionario insistió en la necesidad de promover las carreras técnicas entre los estudiantes, porque “es preferible que exista un técnico medio en contabilidad o en electrónica” laborando, que “alguien con un título” de licenciado “sin empleo”.

“Las universidades tienen que olvidarse de solo estar dando títulos de licenciados, tienen que comenzar a formar técnicos medios”, expuso Arce durante su ponencia, titulada “¿Cuál educación para el desarrollo económico de Nicaragua?”

En ese sentido indicó que el debate sobre el cambio en la educación debe ser un esfuerzo público-privado. “Si nosotros confiamos a 1,715 centros educativos (privados) la educación de miles de jóvenes y confiamos a 40 y pico universidades privadas, este no es un problema solo nuestro. Si los que generan empleo son los empresarios privados, el problema de la educación no es solo del Gobierno, es también de los empresarios privados”.

Datos del CNU señalan que la carrera con mayor demanda en el país es Medicina. En 33 de los 57 centros de educación aprobados por el CNU se imparte Derecho, que es la que más se ofrece. La segunda que más se oferta es Administración de Empresas, carrera que está disponible en 36 universidades.

Los administradores

“La cultura nicaragüense priorizó el título universitario y aunque no tengamos empleo somos licenciados en Turismo y Hotelería, licenciados en Relaciones Internacionales”, manifestó el funcionario, quien a modo de broma dijo que “no hay capacidad de absorber a tanto licenciado en turismo, salvo que pongamos a cada licenciado a gerenciar una o dos habitaciones de hotel”.

En entrevista con El Nuevo Diario, Arturo Collado, secretario técnico del CNU, declaró que carreras de importancia para el país como las ingenierías mecánica y eléctrica, así como las carreras agropecuarias, son las menos demandadas por los bachilleres debido a los múltiples estigmas que existen y a la complejidad de las carreras.

“Imagínense 120,000 universitarios, digamos que el 60% se gradúa, significa que en los próximos cinco años vamos a tener 72,000 nuevos, ¿dónde los absorbemos? Por eso es que actualmente nos encontramos tanto joven graduado sin empleo”, expresó Arce.

Especialistas como Hauke Mass, investigador del Funides, plantean que los jóvenes escogen las carreras sin conocer las oportunidades de empleo y los ejes de desarrollo del país.

Afectaciones

Según Arce, “los bajos niveles de ciencia, tecnología e innovación han afectado el desarrollo económico sobre todo en la micro, pequeña y mediana producción, aumentando su vulnerabilidad”.

El funcionario destacó que la micro, pequeña y mediana producción es el eje principal de la producción y el crecimiento del país. “Ellos trabajan tecnología obsoleta, sin capacidades técnicas y el poco desarrollo científico tecnológico se refleja sobre todo, en los bajos rendimientos agropecuarios que presenta el país en comparación al resto de Centroamérica”.

“Creo que es preferible pasar a ser un licenciado en administración de empresas o de turismo manejando un proyecto agropecuario en Matiguás, que andar con el título de turismo manejando un taxi. La diferencia es abismal”, indicó Arce.

La formación docente es una de las deficiencias del sistema educativo nicaragüense, mencionó el alto funcionario gubernamental. “Mientras no tengamos los mejores educadores, no vamos a tener esa educación de la que nos hablaba (José) Martí”.