•   Managua  |
  •  |
  •  |

En los próximos días, el Ministerio de Educación (Mined) deberá decidir si acepta la recomendación de cerrar el Jardín Infantil María Montessori de Altamira o si aplica otro tipo de sanción, explicó José Antonio Zepeda, secretario general de la Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua (Anden) y miembro de la comisión interinstitucional que investigó el caso de maltrato en dicho centro.

Zepeda señaló que por un lado se mantiene la posición de que lo más conveniente es cancelar la autorización de funcionamiento del kínder, ya que su directora, Nelly Márquez de Alonso, violó una serie de leyes al golpear a estudiantes en la cabeza, tal como lo muestran tres videos que comenzaron a circular en las redes sociales la semana pasada.

“Sin embargo, hay que escuchar a las partes antes de tomar una decisión definitiva, tener valoraciones que tienen que ver con el impacto social y con el impacto laboral”, aseguró Zepeda. Asimismo, apuntó que la decisión se torna difícil porque seis personas que laboran en el centro se quedarían sin trabajo y los padres tendrían que buscar otra opción educativa para sus hijos.

“No solamente es decir, apártese. Tiene que ver con otros factores: dónde van a ir esos niños o qué colegio los puede recibir; es un colegio privado, no es un colegio público, que sería más fácil”, insistió el secretario general de Anden.

Una opción

Sin embargo, dijo, una decisión que está clara es que Márquez de Alonso no debe tener ninguna relación con los estudiantes del kínder, debido a que ella misma reconoció que los videos donde aparece golpeando a dos niños y una niña son reales y no supo explicar por qué lo hizo.

De decidir mantener en funciones el centro, explicó Zepeda, el Mined deberá aplicar algún tipo de sanción, como retirar a la directora y mejorar las condiciones de infraestructura.

En tanto, las clases en el kínder María Montessori fueron retomadas ayer bajo el argumento de que lo solicitaron los padres.

Su representante legal, Francis Malespín, explicó que la suspensión de las clases fue una decisión interna consultada con los padres, con el objetivo de evitar exponer a los estudiantes a los medios de comunicación que desde el jueves pasado se mantienen atentos al caso.

“Como no ha habido una resolución por parte del Mined, hemos decidido reabrir el centro porque nuestro compromiso es con los padres”, alegó Malespín.

Ligia del Carmen Guzmán García, que fue nombraba como nueva directora del centro, también dijo que la decisión de volver a abrir sus puertas obedece a una solicitud hecha por padres de los estudiantes.