•  |
  •  |
  • END

Un 20 de diciembre de 1993, cuando el sol iba en busca de ocultarse (5:30 pm) cayó un roble con firmeza de acero. El poeta, periodista, maestro y soldado que libró muchas batallas defendiendo el derecho que hace libres a los pueblos: Francisco Hernández Segura. Luchador constante contra la dictadura somocista, razón por la que, desde muy joven, sufrió persecución, cárceles y extradición del país.

Vivió 25 años en el exilio. Viajó por Centroamérica, Chile, Venezuela, Europa y Asia, pero en Cuba permaneció desde 1959 hasta 1967, donde se integró a trabajos culturales, sociales y político-militares. A su regreso al país fue nuevamente encarcelado, perseguido y vivió la censura permanente de algunos jefes de redacción por “comunista” al no alinearse a los intereses del libero-somocismo.

En 1971, como presidente del Sindicato de Radioperiodistas de Managua, Alberto Luna, un coronel de la Guardia Nacional, visitó la Casa del Periodista para advertirle al gremio “que bajaran el tono de voz en las informaciones radiales”. Motivo por lo que Hernández Segura, con vigor y energía le dijo: “Váyase de aquí, usted no nos va a doblegar”. El visitante y su guardaespaldas salieron refunfuñando.

Don Chico o Frank, como le llamaron sus amigos, gustó siempre del intercambio de ideas y a los colegas jóvenes no sólo les dio cátedra, sino que aprendió de esas nuevas generaciones, por eso siempre se vio rodeado y acompañado del gremio periodístico.

Fue fundador y el primer secretario del Partido Comunista Nicaragüense, fundador de la UPN, presidente del Sindicato de Radioperiodistas en Managua, Jefe de Redacción en los noticieros de catacumbas. Su último exilio lo sufrió en 1978, por lo que trabajó y apoyó a los “Comités de Solidaridad” en México, Panamá y Costa Rica.

La última tarea que el FSLN le asignó fue la responsabilidad de las informaciones, comentarios y análisis de noticias de Radio Sandino en la clandestinidad.

Al triunfo de la Revolución Popular Sandinista, 1979, fue el primer Jefe de Redacción en el diario Barricada, Militante del FSLN de la segunda promoción; Subdirector de la desaparecida Agencia Nueva Nicaragua, posteriormente trabajó como responsable de la página editorial de EL NUEVO DIARIO, y finalmente fundador de la columna Panorama, del mismo diario.

Formó familia con hijos que conllevan sus valores morales y revolucionarios. Su primera hija es la legendaria e histórica dirigente sindical y fundadora de Fetsalud, Thelma Hernández Osorno, actualmente es fundadora y directora del Centro de Estudios Fernando Villa Landa, patrimonio de Fetsalud en Estelí.

Con la periodista Mercedes Solís Delgadillo, viuda de Hernández Segura, procreó tres hijos: Alex, Vladimir y Mara, todos profesionales, gracias a las revoluciones de Nicaragua y Cuba.

Don Chico nació en Tola, Rivas, lugar que amó y al que hizo un poema que publicó en el libro Termómetro. Y en su agitada vida, entre la lucha tenaz a favor de los menos pudientes, escribió “Cronología del Movimiento Obrero Sindical Independiente de los partidos Socialista y Comunista de Nicaragua”, “América en dos tiempos” entre otros. Iné-ditos: “Cuba Libre”, “La Democracia del Hambre” y “La Industria de la mentira”.

Sus amigos también le llamaban Chico Segura, el último bolchevique de Nicaragua. A sus 83 años escribió su último artículo en el día de su muerte, que no lo logró terminar porque al descansar un poco, un agudo infarto lo sorprendió.

Recordar a Francisco Hernández Segura es ver al maestro terco, de hablar fuerte, pero con la seguridad y temple de acero en su actuar que inspiró confianza en los planteamientos de ideas y las acciones a efectuar; fue el amigo, el hermano y todo un caballero, en especial con las mujeres.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus