AFP
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El proyecto de construir un canal interoceánico en Nicaragua con financiamiento de Rusia, anunciado por los presidentes Dimitri Medvedev y Daniel Ortega esta semana, no es viable porque "no existe negocio para dos canales" entre el Pacífico y Atlántico, afirman analistas panameños.

"No tiene mucho sentido un Canal en Nicaragua, que competiría con el Canal de Panamá", ha manifestado el académico y analista Julio Yao, quien fue asesor de la cancillería en las negociaciones de los Tratados Carter-Torrijos en 1977, que permitieron a Panamá recuperar el control del Canal de manos estadounidenses.

Para Yao, el anuncio del presidente ruso de financiar un Canal en Nicaragua tiene "importancia simbólica dentro de la política exterior rusa, en su expansión de relaciones bilaterales, en este caso con Nicaragua".

En Rusia "está latente cierta mortificación, descontento o cierta cosquillita" con Estados Unidos y "todo esto entra dentro del dame que te doy", dijo Yao, quien también sostiene que un Canal en Nicaragua "beneficia más a Estados Unidos que a otros países".

Proyecto carísimo
Para este analista, "el Canal nicaragüense pasaría por el lago de Nicaragua, patrimonio universal de la UNESCO, y eso va a traer problemas ambientales", además de ser más largo y costoso que el Canal de Panamá, que ahora es ampliado para permitir el cruce de buques más grandes.

Yao cree improbable que un Canal en Nicaragua acapare el comercio de América Latina con China, pues el país asiático "ya es casi el primer usuario del Canal de Panamá y administra varios puertos".

Fernando Manfredo, ex miembro del equipo negociador de los Tratados Carter-Torrijos, comparte opinión con Yao.Para Manfredo, quien también fue administrador de la Comisión del Canal de Panamá en tiempos de control estadounidense, con la actual ampliación de la vía panameña perfectamente se puede atender la demanda de los buques portacontenedores.

Tema de campaña
"En Nicaragua hay la impresión de que Panamá les robó el Canal que ya había comenzado una empresa estadounidense y por eso los políticos incluyen en sus campañas el tema del canal por Nicaragua", expresa.

En 1914, el año que el Canal de Panamá abrió sus puertas al comercio mundial, "Estados Unidos firmó un tratado con Nicaragua para la construcción de un canal interoceánico por la ruta Río San Juan y el Gran Lago Nicaragua conocido como el acuerdo Bryan-Chamorro", recuerda Manfredo.

En el primer artículo del tratado, que sería derogado en 1970, "se establecía que Nicaragua otorgaba a Estados Unidos a perpetuidad, libre de impuestos, los derechos de propiedad exclusivos y todos los derechos necesarios y convenientes para la construcción, funcionamiento y mantenimiento de un canal interoceánico" en Nicaragua. Sin embargo, las obras en Nicaragua "costaban tres veces más que por la más costosa en Panamá" y por eso Estados Unidos renunció al canal nicaragüense, explicó el especialista. "Las mismas razones económicas siguen siendo válidas a pesar de las nuevas tecnologías de excavación", agregó.

El vicepresidente y canciller panameño Samuel Lewis Navarro declaróa que "Panamá se mantiene como la ruta preferida del comercio mundial". Los proyectos "en el área de infraestructura que se logren concretar en nuestros países, ayudan a paliar la crisis económica y eso es absolutamente legítimo y construir un canal es una decisión tanto de Nicaragua como de Rusia, la cual aplaudimos", agregó diplomáticamente el canciller.