Leyla Jarquín
  •   Managua  |
  •  |
  •  |

Durante 45 años Francisca Campos Canales tuvo que caminar a cien metros de su casa a recoger entre cuatro y cinco baldes de agua de una fuente natural, para poder suplir la necesidad del vital líquido en su familia y realizar los quehaceres del hogar. Por la mañana iba ella y por la tarde sus hijos, luego que regresaban de clases.

Pero desde enero de este año, Campos Canales no tiene que realizar ningún esfuerzo para tener agua potable en su casa y apenas paga C$50 al mes por este servicio, gracias a un proyecto que benefició a 77 familias de la comunidad de San Francisco de Kuskawas, en el municipio de Rancho Grande, Matagalpa. “Me siento feliz y agradecida”, asegura con una sonrisa en su rostro.

Este proyecto fue posible por la alianza entre Fundación Femsa, Coca-Cola Femsa, Agua para la Vida Nicaragua, Red Pública, Global Water y la Alcaldía de Rancho Grande, y tuvo una inversión de US$219,003.

“La falta de agua potable era un problema serio para los más de 400 pobladores de la comunidad, por lo que decidimos apoyarlos desde el inicio del proyecto, acompañándolos en todo el proceso hasta finalizar con éxito”, expresó Catherine Reuben, gerente de Asuntos Corporativos de Coca-Cola Femsa.

Esteban Castellano, de Agua para la Vida Nicaragua, explicó que el sistema que utilizaron para garantizar el servicio en 81 casas y 4 centros comunitarios, es el de microacueducto por gravedad, debido a la existencia de fuentes naturales en la zona, por lo que aparte de 13,679 metros de red de distribución, instalaron equipos para la filtración y potabilización del agua.

Indicó que también instalaron 90 letrinas y un sistema de filtración de las aguas negras. Valoró que uno de los aspectos más positivos del proyecto es la conformación de un Comité de Agua Potable y Saneamiento, CAPS, el cual se encarga de administrar el proyecto y cobrar la tarifa por el servicio, que es de C$50 por 15 metros cúbicos al mes, aunque por cada 5 metros cúbicos más la tarifa sube C$5.

Agua para la Vida Nicaragua es una organización que impulsa proyectos de agua potable en la zona rural y en los últimos 28 años han instalado 80 sistemas en comunidades de Matagalpa, Jinotega y Nueva Segovia, beneficiando a más de 23,000 personas, apuntó su directora ejecutiva, Carmen González.