• Managua |
  • |
  • |

Sujetos a bordo de un vehículo le dieron persecución a un funcionario del Ejército de Nicaragua en Rivas hasta ultimarlo a balazos.

Era poco más de las 10:00 de la noche del miércoles. La víctima, Rafael Ángel Delgadillo Mora de 48 años, salió de Sport Bar, ubicado en el barrio Gaspar García Laviana, a bordo de su motocicleta que fue alcanzada por los criminales que le realizaron los dos disparos que le privaron la vida.

Su padre, Roberto Delgadillo, relató que en “el bar donde se encontraba (su hijo) con un sobrino se encuentra a seis cuadras al este de su casa y cuando salió del local lo alcanzaron a las tres cuadras y le dispararon desde el vehículo”.

Reveló que uno de los disparos a travesó su brazo derecho y el proyectil se incrustó en su espalda causándole lesiones graves que le provocaron la muerte minutos después.

El coronel Manuel Guevara Rocha, jefe de la Dirección de Relaciones Públicas del Ejército, confirmó que Delgadillo Mora pertenecía a la Dirección de Información para la Defensa y aseguró que la institución castrense está “desarrollando el proceso de investigación correspondiente”.

Escucharon disparos

Horacio Ruiz y su hermano Víctor fueron los primeros que salieron de sus casas al escuchar los disparos, y se encontraron con el cuerpo de la víctima tendido, al lado de la moto.

“Yo ya había cerrado las puertas de la casa y me quedé viendo una película, ya después de las diez de la noche, cuando de pronto escuché cuatro detonaciones y con cuidado medio abrí la ventana y me asomé y vi el cuerpo que estaba con la cabeza en la acera y el resto a la orilla de la calle”, narró Ruiz.

El testigo aseguró que Delgadillo Mora cayó con el casco puesto y que cuando le hablaban no contestaba. Minutos después se presentó personal de la Cruz Roja que tras examinarlo confirmó que no tenía signos vitales.

Dos de las detonaciones que no atinaron en la humanidad de la víctima impactaron en la pared de la casa de Ruiz, quien aseguró que en el barrio, la gente está conmovida por lo sucedido.

En tanto, en Sport Bar, una empleada confirmó que el desafortunado llegó al local en dos ocasiones la noche del miércoles y que la segunda visita la hizo a eso de las 8:00 de la noche acompañado por su sobrino con quien se bebió unas cervezas.

“Aquí todo estuvo normal, los clientes que nos visitaron son los mismos que vienen los miércoles y él estuvo en la barra con su sobrino y se fue como a las diez de la noche”, contó.

El Nuevo Diario, solicitó la versión de la Policía sobre el crimen, pero en la delegación de Rivas se nos comunicó que el capitán Elio Martínez, encargado de Relaciones Públicas se encuentra de vacaciones.

Cabe señalar que la noche del 13 de enero, también fue ultimado en el sector del basurero de Rivas, el suboficial Javier Lacayo Espinoza, de 31 años, cuando se dirigía a su casa a bordo de su moto.