• |
  • |
  • END

La construcción de un canal interoceánico por Nicaragua no representaría una competencia para las operaciones del Canal de Panamá, no afectaría al medio ambiente si se efectúan los estudios pertinentes, y más bien permitiría la navegación de buques de mayor tonelaje, coincidieron un especialista y funcionarios del gobierno y del partido Frente Sandinista.

De esa manera respondieron a las críticas de los expertos panameños Julio Yao y Fernando Manfredo, para quienes el megaproyecto en Nicaragua fracasaría de manera rotunda ya que según ellos “no existe negocio para dos canales” en América Latina.

El tema del canal en Nicaragua retomó fuerza la semana pasada, cuando el presidente ruso Dimitri Medvedev recibió en Moscú al mandatario nicaragüense Daniel Ortega, y anunció su interés en la ejecución del proyecto.

Para buques mayores

Jorge Huezo Castrillo, presidente de la Fundación Gran Canal de Nicaragua, desechó las críticas panameñas al afirmar que el mercado al cual estaría dirigido el proyecto nicaragüense, serían los buques cuyas dimensiones de carga superen las 200 mil toneladas métricas de peso, sector no beneficiado por el actual canal.

“Sería un canal complementario. Los buques de 200 a 250 mil toneladas serían el nicho principal del mercado de este canal nicaragüense. El Canal de Panamá va a seguir funcionando al ciento por ciento de su capacidad”, aseguró.

Dijo que la ampliación de las esclusas que actualmente se realizan en el Canal de Panamá para aumentar sus dimensiones, le permitirá la navegación de embarcaciones de no más de 80 mil a 100 mil toneladas métricas, capacidad que sería superada por un proyecto similar en Nicaragua, debido a sus condiciones geológicas y marítimas.

“La reacción de los señores panameños hasta cierto punto es natural, porque ellos no quisiera que en Nicaragua se construya un canal interoceánico más grande y efectivo que el que ellos tienen”, dijo.

Huezo insistió que es “absurdo” que el Canal de Panamá no pueda seguir funcionando, “porque no se trata de un canal para competir, sino para complementarlo”.

“Es factible”
Jacinto Suárez, encargado de las relaciones internacionales del partido Frente Sandinista, rechazó también las críticas panameñas, y señaló igualmente que el interés de potencias económicas durante los últimos años de realizar el canal por Nicaragua, confirman que el proyecto es “factible”.

“La ampliación del canal de Panamá tiene un problema: por más grande que lo hagás, no hay más agua para llenarlo. Ellos van a ampliarlo, pero con esa ampliación no van a llenar los requerimientos del comercio internacional. Ellos lo saben”, comentó Suárez a EL NUEVO DIARIO.

“El celo es normal, no es nada del otro mundo. Ahora, que un país con plata como los rusos decidan hacer un estudio, es porque la cosa es factible”, reiteró.

Según Suárez, para quien “no hay que alarmarse por lo que digan los panameños”, en los últimos gobiernos liberales potencias como China y la misma Rusia ofrecieron financiar el proyecto, propuestas que fueron rechazadas supuestamente por compromisos entre el Ejecutivo y Estados Unidos.

“Los rusos vinieron en tiempos de (Enrique) Bolaños. Los rusos y los chinos también vinieron en tiempos de (Arnoldo) Alemán. En varios casos sucedió que no quisieron firmar nada los gobiernos, por una cuestión de compromiso con los gringos”, dijo.

Por otro lado, Suárez reconoció la importancia de levantar los respectivos estudios ambientales, para no afectar las aguas del lago Cocibolca, cuerpo de agua vital para el proyecto del canal.

Canciller “adolorido”
En rueda de prensa, este lunes el canciller Samuel Santos dijo haber resentido las declaraciones de Julio Yao y Fernando Manfredo. “A mí me dolió mucho las opiniones negativas sobre lo que puede ser el canal”, dijo el diplomático.

“El planteamiento de ellos no tiene ningún asidero. No te dio números ni datos, no te dijo cuántos barcos grandes arriba de 100 mil toneladas, que no van a pasar nunca por el Canal de Panamá, se están fabricando, y se van a fabricar”, comentó.

“Por el canal de Nicaragua van a pasar los barcos grandes, que nunca podrán pasar por Panamá. Y eso lo necesita el mundo entero”, añadió.

Presidente de la Fundación Gran Canal de Nicaragua, asegura:

“Proyecto de más impacto a nivel mundial”
El comercio y mercado mundial podrían recibir un fuerte espaldarazo con la construcción del megaproyecto de un canal interoceánico en el país, afirmó a EL NUEVO DIARIO Jorge Huezo Castrillo, Presidente de la Fundación Gran Canal de Nicaragua. “Este sería el proyecto de infraestructura de más impacto a nivel mundial”, dijo.

Según Huezo Castrillo, Embajador de Nicaragua en Irán, y ex embajador en Japón, en menos de 20 años se ha duplicado el volumen del transporte de carga a nivel mundial hasta alcanzar la cifra de 7 mil millones de toneladas métricas al año, dijo citando datos de la Organización Mundial del Comercio.

“De esas 7 mil millones de toneladas métricas, ¿sabes cuánto pasa por Panamá? Apenas 200 y piquito de millones de toneladas, anualmente”. Por eso es que el canal será una “inmensa ventaja para el mercado mundial”, afirmó.

“La construcción de un canal por Nicaragua toma 8 ó 10 años. Se necesitan hacer estudios de factibilidad, de prefactibilidad y diseño. Eso se toma fácilmente tres años, como mínimo”, explicó.

“Pero es la oportunidad de los inversionistas internacionales, de invertir en un proyecto de infraestructura altamente rentable y seguro”, comentó. Otra ventaja, según Huezo, son los beneficios que acarrearían proyectos derivados de la construcción del canal, como el incremento de hasta cinco veces el ingreso pér cápita del país.

“La construcción del canal también produciría energía hidroeléctrica por el orden de los 1,000 ó 700 megavatios. Eso sería el impacto del canal en la economía nacional, sin tomar en cuenta el impacto de todos los proyectos que se derivan del canal”, concluyó.