•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

La amenaza de que el fenómeno climático “El Niño” afecte por segundo año consecutivo la estación lluviosa es motivo de preocupación para los ganaderos nicaragüenses.

Salvador Castillo, presidente de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic) señaló que los más afectados podrían ser los pequeños y medianos ganaderos que representan el 80% de los 140,000 productores de ganado que hay en el país.

Las zonas ganaderas más afectadas por “El Niño” sería el llamado “corredor seco” que comprende los departamentos de León, Chinandega, Estelí y Nueva Segovia, datalló Castillo.

Un “Niño” menos severo
A pesar de los pronósticos nada halagüeños, el presidente de Faganic se mostró confiado en que el fenómeno no afecte por mucho tiempo el invierno como sucedió el año pasado.

“En el 2014, el verano-estación seca” se amplió hasta agosto, en cambio ahora se esperan lluvias para el mes de junio”, expresó el dirigente gremial de los ganaderos agrupados en Faganic.

A diferencia del año anterior en el 2015 el fenómeno climático que se manifiesta por la escasez de precipitaciones pluviales no afectará la región del Caribe nicaragüense, según los expertos.

Esta situación contribuirá a disminuir los efectos de “El Niño” porque es hacia esa región del país donde ha sido trasladada una parte del hato ganadero, explicó el dirigente de los productores de ganado.

Mejor preparados
Después de la experiencia del año pasado, los ganaderos están mejor preparados para enfrentar cualquier eventualidad, “ya sea por escasez o por exceso de lluvia”, manifestó Castillo.

Ahora los ganaderos están mejor preparados para alimentar al ganado ante un eventual déficit de lluvia con pacas de sorgo, maní, arroz y pasto de corte, aseguró el presidente de Faganic.

Otra ventaja que tienen los ganaderos en comparación al 2014 es que las reses están mejor alimentadas y tienen un mejor peso, lo que le permite al ganadero venderlo a un mejor precio y con ello financiar cualquier inversión que haga para mitigar la eventual falta de agua.

Confían en buen invierno
Alfredo Centeno Argüello, presidente de la Asociación de Ganaderos de Rivas, dijo que ellos están confiados en un buen invierno, porque de suceder lo contario los más afectados serían los pequeños y medianos productores.

Como resultado de la sequía del año 2014 causada por el fenómeno “El Niño” los ganaderos de la zona de Rivas reportaron la muerte de 400 reses por la falta de lluvia, apuntó Centeno.

Aunque los ganaderos de Rivas se muestran confiados en que la próxima estación lluviosa será buena, hay quienes están menos optimistas. Tal es el caso de Joaquín Saborío, vicepresidente de Faganic quien considera que la presencia del fenómeno “El Niño” por segundo año consecutivo, podría ser caótica para los ganaderos de la zona.