•   Jalapa, Nueva Segovia  |
  •  |
  •  |

La Policía Nacional de Nueva Segovia capturó el domingo a Reynaldo Antonio Ordóñez Pineda, de 21 años, señalado como presunto abusador sexual en serie que había sembrado zozobra en la ciudad de Jalapa durante el último mes.

El comisionado Pablo Ardón, vocero policial en Nueva Segovia, dijo que formalmente la institución había registrado tres denuncias de violación, en las que figuraba como victimario un hombre encapuchado y que utilizaba un machete para intimidar a sus víctimas.

De las tres denuncias recibidas, solo una dama, mayor de edad, reconoce a Ordóñez Pineda como el presunto autor del abuso sexual que sufrió en días recientes. “Reconoce a esta persona por el físico y otras características (corporales)”, apuntó Ardón.

Agregó que el expediente con este caso ya fue remitido al Ministerio Público para que formalice una acusación ante el tribunal respectivo.

Sobre los otros casos, informó que citarán a las denunciantes para que viajen a Ocotal para determinar si reconocen como el encapuchado a Ordóñez Pineda.

Intimidaba con cuchillo
Ardón dijo que el modus operandi del sujeto era llegar en horas de la mañana a viviendas donde hubiera una mujer solitaria y las intimidaba con un filoso machete y para que no le reconocieran ocultaba su rostro con una capucha. También aprovechaba horas de la madrugada, cuando las mujeres se dirigen a los molinos a preparar la masa para las tortillas.

Al llegar a la estación departamental de la Policía en Ocotal, a bordo de una camioneta patrullera de Jalapa, Ordóñez Pineda admitió que lo habían capturado por violación, “pero es mentira”, alegó mientras sacudía la cabeza para apartarse su  larga melena de la cara.

El comisionado Ardón reveló que otro caso similar ocurrió, recientemente, en el municipio de Jícaro, donde un individuo irrumpió en una casa, empuñando un arma cortante con la que sometió a una mujer para abusarla. Indicó que el presunto autor fue detenido, de quien en un inicio creyeron se trataba del mismo de Jalapa.