•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

De la fortuna de C$80 millones que se dice acumuló Santos Bravo Gómez, quien comenzó en el negocio como vendedor ambulante en el mercado Oriental en los años 80, y que desencadenó en un triple asesinato por la codicia de su hijo Nahum Bravo Tórrez, lo único comprobado es la existencia de una propiedad desmembrada en dos terrenos.

En uno de los terrenos está asentada la casa donde ocurrió el crimen descubierto el pasado 10 de abril, pero ejecutado el 26 de marzo en vísperas de Semana Santa.

En el Registro de la Propiedad, Inmueble y Mercantil de Managua está inscrito a nombre de Santos Bravo, la referida propiedad asentada en el barrio “La Mecatera”, luego conocido como Rommel Manrique y ahora llamado 21 de febrero.

El 13 de noviembre del 2013, Santos Bravo inscribió a su nombre en el Registro de la Propiedad de Managua --desde el tomo 26 al 35, folio 67, asiento segundo-- un lote de 201.35 metros cuadrados.

En esa misma fecha --del tomo 26 al 35, folio 69, asiento segundo-- registró otro lote con un área de 203.3 metros cuadrados, donde luego construyó la casa en la que  terminó asesinado.

Fuera de eso, en el expediente de Santos Bravo en el Registro de la Propiedad, Inmueble y Mercantil de Managua, solo consta su inscripción como comerciante en el año 1991.

A nombre de su hija Lucía Bravo Murillo y su esposa Rosibel Murillo, las otras dos víctimas del triple asesinato, no aparece ningún bien inmueble.

Pericia psiquiátrica
Previo a la celebración de la audiencia inicial por el triple asesinato, programada para hoy a partir de las 8:30 a.m., el Instituto de Medicina Legal (IML) remitió a la autoridad judicial los resultados de la pericia psiquiátrica hecha el pasado lunes a Nahum Bravo.

Los resultados fueron remitidos a la autoridad judicial quien ordenó la evaluación a petición del abogado defensor, Noel Vallejos, quien en la audiencia preliminar alegó que su cliente padece de trastornos mentales.

Durante los días previos a la audiencia inicial, los familiares de tres de los cinco acusados, han recriminado a Nahum Bravo por haber involucrado a sus parientes en el triple crimen.

Los otros acusados son Jairo Josué Ugarte, alias “El Pelón”, en calidad de coautor; y como encubridores se señala a Erick Blandón Largaespada, Ariel Angulo Jarquín y Orquídea Orozco Sandoval, esta última pareja de Nahum Bravo.

Al término de la audiencia de hoy se espera que la autoridad judicial fije fecha de juicio para los acusados de haber participado en el triple asesinato.

100 mil córdobas esperaba ganar Jairo Ugarte por participar en el crimen planificado por Nahum Bravo, según la acusación.