•  |
  •  |

Desde que Costa Rica decidió construir en 2011 una carretera de 160 kilómetros paralela a la margen derecha del río San Juan, unas 240 mil toneladas de sedimentos han caído en el afluente según los cálculos de los expertos, denunció Nicaragua esta semana, en la segunda ronda de alegatos ante  la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

“Al menos el 20% de este sedimento se transfiere al bajo río San Juan, donde se acumula y aumenta en bajíos y bancos de arena que ya constituyen los principales impedimentos para la navegación”, apuntó Carlos Argüello, representante de Nicaragua  ante el máximo tribunal.

Argüello mencionó que para mantener el flujo de agua dulce a los humedales río abajo y garantizar la vida en el lugar,  Nicaragua constantemente está dragándolo e invirtiendo recursos.

Ayer Costa Rica no reaccionó ante la segunda ronda de alegatos de Nicaragua,  ni sobre la nueva denuncia que la CCJ recibió, pero la semana pasada el presidente de la vecina del sur,  Luis Guillermo Solís, expresó que “la evidencia con la que cuenta su país le da la confianza en conseguir una resolución favorable” en la CIJ.

NUEVA DENUNCIA
Costa Rica fue denunciada ayer ante la Corte Centroamericana de Justicia (CCJ)  por un grupo de ambientalistas y académicos que reclaman por los daños que este país ha ocasionado en las zonas en disputa con Nicaragua.

La denuncia  ante la CCJ brinda detalles sobre la construcción de un dique,  por parte de Costa Rica, para cerrar un caño abierto por Nicaragua en la zona en disputa,  valiéndose del traslado de material ajeno a la región, lo que podría provocar serias afectaciones ambientales, según el presidente del Fondo Nacional de Reciclaje (Fonare), Kamilo Lara,  quien presentó el texto ante el magistrado Carlos Guerra,  vicepresidente del tribunal regional.  

Además en el documento se critica la decisión del gobierno tico para reanudar la construcción de la carretera paralela al río San Juan, la cual fue anunciada por el vecino país del sur hace algunos días.

“Este anuncio infringe las medidas cautelares que la Corte Interamericana de Justicia externó para ambos países, mientras dura el diferendo limítrofe”, señaló Lara.

La denuncia será discutida por los magistrados de la CCJ en su próxima reunión en pleno, en tanto  la CIJ se encuentra  realizando las últimas audiencias orales por las dos denuncias presentadas por Nicaragua y Costa Rica,  por los daños ambientales derivados de la construcción de la carretera y la supuesta invasión de la Isla Calero (Harbour Head), respectivamente.