Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

Este lunes por la mañana se reunieron los demandantes del caso conocido como “La tapita” de Coca Cola, para dar a conocer su posición y posibles medidas a tomar después de que los magistrados de la Sala Civil dos del Tribunal de Apelaciones (TAM), arrastraran el expediente.

La semana pasada, el magistrado Gerardo Rodríguez, presidente del TAM y de la Sala Civil Dos, informó que habían aceptado un recurso de hecho, introducido por Silvio Argüello Sandino, representante de la empresa Industria Nacional de Refrescos S.A.

Según Rodríguez, este recuso fue admitido porque la orden de pago dictada por el juez “ad hoc” Francisco López. Se trataba de una suma millonaria, y como el Poder Judicial se iba de vacaciones, “no podían dejar a la empresa en indefensión”.

La resolución judicial ordena a Coca Cola pagar el equivalente de más de 54 millones de dólares al cambio actual, correspondientes a las ocho mil 390 tapitas que resultaron premiadas, cada una con cincuenta mil córdobas al destapar el número 195 en la famosa promoción.


Magistrado estaba convaleciente
Según Adrián Vargas, presidente de los reclamantes agrupados en la “Asociación Dios Nos Ayude”, DINA, el recurso que introdujo la Coca Cola es ilegal porque lo hizo 47 días después de la sentencia del juez, y no dentro de los tres días inmediatos que dicta la ley.

“Éste es no es un juicio entre particulares como lo ha expresado el magistrado Rodríguez, sino entre personas jurídicas, porque nosotros como DINA poseemos personería jurídica”, argumentó Vargas.

Vargas dijo que como medida --con base en ley--, los asesores legales de DINA procederán a recusar al magistrado Rodríguez por actuar fuera de sus facultades, ya que se encontraba enfermo, y expresó que “si es necesario acudir a organismos internacionales lo vamos a hacer”.